Preserving cuba´s memory

miércoles, 8 de febrero de 2017

Banco Continental - Bancos de Cuba

El antiguo Banco Continental en Amargura y
Mercaderes
El Banco Continental era un banco comercial, nacional, con oficinas centrales en Amargura 53, La Habana. En 1958 era el 5to banco cubano en importancia por el monto de sus depósitos que ascendían a $92 179 116 y el primero en número de sucursales (57). Se trataba el Banco Continental de una gran empresa que daba empleo 1 169 empleados.

Tenía un capital ascendente a $2 500 000. Propiedad única de Julián de Zulueta Besson, presidente de la Junta, y propietario de otros tres bancos. Eduardo Benet era el propietario del Comité Ejecutivo y Victoriano Velazco Toledo y Orestes Sánchez Martí eran sus vicepresidentes.

Se fundó en octubre de 1943 ante el incremento en los medios de pago debido a la Segunda Guerra Mundial por Marcelino García Beltrán, propietario de tres centrales: el Mabay el Ramona y el Carolina, y uno de los más importantes hacendados y corredores de azúcar de la época, en unión de otros industriales no azucareros como Nicolás del Castaño, Gaspar Vizoso, Juan Sabatés, Andrés de la Guardia, Francisco Jiménez Martínez, Federico Causo, Serapio Núñez y otros; con el propósito de llenar el vacío del crédito del sector no azucarero que la banca extranjera, predominante entonces, no cubría.Su primer presidente fue José López Fernández.

En febrero de 1949 había acordado fusionarse con "The Trust Company of Cuba", pero en julio se rompieron las negociaciones y la Junta de Accionistas derogó el acuerdo anterior. Tras el fallecimiento de García Beltrán, sus herederos lo vendieron en 1950 por $1 500 000 y de nuevo cayó bajo el control de capital de origen azucarero, al ser comprado por Julián de Zulueta, propietario único de los centrales Zaza y Fe.

La compra de varios otros bancos, la apertura de múltiples sucursales, la política liberal en los créditos, en especial los otorgados para la construcción del edificio FOCSA, donde Zuleuta tenía intereses y, finalmente, la carga que representó la compra del "Banco Popular" lo llevaron a una difícil situación con pérdidas por más de $500 000 a mediados de 1954, por lo que fue intervenido el 2 de noviembre de 1955 hasta el 23 de mayo del siguiente año.

Para salvarlo el BANDES le otorgó un crédito por $6 000 000 para respaldar los préstamos al FOCSA, e instó a producir cambios en su dirección. . En junio de 1956 ascendió a su presidencia Eduardo Benet, entonces vicepresidente de "The Trust Company of Cuba" y uno de los funcionarios más capaces del sector, quien poco a poco logró convertirlo en el 5to banco más importante del país., uno de los mayores éxitos empresariales de la época.

El Banco Contienental compró en 1950 el Banco Durán, que tenía oficinas centrales en Camagüey y cuatro sucursales; el 12 de abril de 1951 el Banco de Ultramar, que transformó en el Banco Capitalizador Cubano; el 10 de junio de 1950 el Banco Mercantil de Florida; el 1ro de enero de 1958 el Banco de Puerto Padre; el 19 de junio de 1952 el Banco Popular con oficina central y 15 sucursales, que incorporó al "Banco Continental" a partir del 27 de agosto de 1958, y, por último, el Banco Fernández de Nuevitas.

Los principales destinatarios de sus créditos era firmas comerciales de víveres (el 16 %), el sector de las confecciones y tejidos (9 %) y el azucarero (4 %). Sus mayores clientes eran "José Sariol y Compañía", General Electric, Esso Standard Oil, Oriente Industrial y Comercial, Hermanos Alfonso y Compañía y Aceros Unidos de Cuba SA.

operó con pérdidas desde 1953 hasta 1956, pero en su última etapa gozó de contabilidad y controles satisfactorios, una política de crédito sana, los depósitos iban en aumento y comenzaron a percibir utilidades por más de $500 000 a partir de 1957, que destinaron a sanear los activos y aumentar el capital. Antes de la reorganización tanto sus acciones como las del Banco Territorial se cotizaban en la Bolsa de La Habana.

El 5 de enero de 1959, Eduardo Benet, saludó el triunfo de la Revolución y elogió el heroísmo de la joven generación en carta dirigida a todos sus administradores y cuatro días después envió carta a la banca extranjera en igual sentido.

Bibliografía consultada:

Jiménez Soler, Guillermo. Las empresas de Cuba 1958. Editorial de Ciencias Sociales. 5ta Edición. La Habana. 2014.

No hay comentarios:

Publicar un comentario