Preserving cuba´s memory

lunes, 3 de octubre de 2016

Municipio Consolación del Norte

Plano de Consolación del Norte
Consolación del Norte fue un antiguo municipio de Pinar del Río que desapareció con la división político - administrativa de 1976. Se dividía en doce barrios: Arroyo Naranjo, Caiguanabo, La Jagua, La Lima, La Mulata, La Palma, Las Pozas, Río Blanco, Sagua, San Andrés y Vegas Nuevas; y 1 848 fincas. Su santo patrono era Nuestra Señora del Rosario. Su población ascendía a 26 111 habitantes, según el último censo republicano, de ella el 87.9, rural.

El término municipal de Consolación del Norte pertenecía al Partido Judicial de Consolación del Sur; contaba con un juzgado municipal de tercera clase en la cabecera y dos juzgados municipales de cuarta clase en Las Pozas y La Mulata. Le correspondía la zona fiscal de Pinar del Río y tenía jefatura local de Salubridad, Junta de Educación, oficina local de comunicaciones y Junta Municipal Electoral.

Situación y límites:

Se encontraba situado en la costa norte, al centro de la provincia. Limitaba por el norte con el Golfo de México; por el este con el término municipal de Cabañas; por el sur con los términos municipales de Los Palacios y Consolación Sur y por el oeste con el de Viñales.

Independencia y Martí en el poblado cabecera de La Palma (década de 1950)
Desde el punto de vista geográfico se distinguían claramente tres zonas: a) una montañosa, comprendida en la Sierra de los Órganos, advirtiéndose algunos picos y lomas bastante elevados, como el Pan de Guajaibón, la montaña más alta no sólo de la provincia, sino también de la mitad occidental de la Isla. Tiene dos picos, elevándose uno a 658 metros sobre el nivel del mar y el otro a 728 metros. Es de ascensión sumamente difícil, pero el esfuerzo que supone alcanzar su cima se ve recompensado por el hermoso espectáculo que se contempla desde allí y que permite admirar una vasta extensión de Vuelta Abajo,y, a lo lejos, el Mar de las Antillas y los Cayos de San Felipe, situados entre la costa sur de Pinar del Río y la Isla de Pinos. Son dignas de mención, igualmente, las lomas de Caiguanabo; la sierra de Cajálbana, con pintorescas cascadas; las lomas de los Arcos; la famosa sierra de Cacarajícara; Pico Grande; el mogote de La Jagua; la sierra de los Condenados, etc. b) una zona que comprende principalmente la parte noroeste, que es una fértil llanura del piamonte. c) Una zona pantanosa que se extiende norte junto a la costa.

Regaban el municipio los ríos San Diego o Caiguanabo, que nacía en la hacienda Ceja de Ana de Luna, Cuchilla de Sabanas, en la vertiente norte de la sierra de los Órganos, la cual atraviesa para resurgir en la vertiente sur, formando los llamados Portales de San Diego y adentrándose en los términos municipales de Consolación del Sur y Los Palacios; el de los Puercos, de algún caudal, que después de atravesar las lomas en que nace y la hacienda de su nombre se pierde en varios derramaderos y por fin desagua en la costa norte por el embarcadero al que da nombre; el San Miguel o Maní; el San Marcos; el Caimito y el Jagua, que forman algunos valles hermosísimos, como el de Caiguanabo, el de San Andrés y el de La Palma. Hacia el este del término se podían encontrar los ríos Las Pozas, Cacarajícara y el llamado río del Medio, que nace al pie del Pan de Guajaibón. Existían, además, algunas lagunas de relativa importancia, como la del Pinar de los Guacamayos, La Teja, Morrito Camba, Inés de Soto y la extensa de Ahoga-Caballos, cuyos desagües forman el arroyo Rico.

Pertenecían al municipio de Consolación del Norte los cayos Loma, Bandera, Uvas, Berracos, Armas, Dios y Levisa, en su mayoría cubiertos de manglares y algunos con agua potable; en varios de esos cayos abundaban los careyes y tortugas. Al norte de La Palma y no lejos de esta población se encontraba el embarcadero de Río Blanco, al que conducía una carretera de unos 10 kilómetros. Además de éste, existían otros embarcaderos, como el del río Puercos, el de Las Pozas, el de La Mulata, el de El Morrillo, el de Berracos,etc.

La cabecera municipal era La Palma, conocida antiguamente por La Chorrera o La Chorrera de Consolación. Se afirma que su fundación remonta a época tan distante como el año 1559, en el cual se levantó allí una iglesia modesta que ocupaba una pequeña casa de paredes de tabla o yagua y techo de guano, ermita ésta que el obispo Compostela erigió en parroquia en 1688. Alrededor de aquel rústico templo comenzó a formarse el que con transcurso de los años, se convertiría en el pueblo de La Chorrera o de La Palma.  Este está ubicado al norte de la sierra de las Guacamayas a orillas del arroyo La Palma, afluente del río Blanco. Según el censo de 1953 contaba con 2 254 habitantes.

El núcleo urbano que seguía en importancia a La Palma era Las Pozas, Se trataba de un antiguo partido de la jurisdicción Bahía Honda, que en 1879 pasó a formar parte, como barrio rural del término municipal de Consolación del Norte. Debe su origen al corral de su nombre, mercedado a Juan Borroto el 10 de mayo de 1587. El poblado cabecera estaba ubicado a la orilla derecha del río Las Pozas y distaba poco menos de 20 km de Bahía Honda y su fundación debió producirse alrededor de 1685, época en que se estableció la parroquia de Cacarajícara que, para comodidad de los vecinos, se trasladó en 1754 al punto donde hoy se encuentra, y a cuyo alrededor, comenzó a fomentarse el pueblo de Las Pozas. El río de esta denominación forma un gran estero en la costa norte; nace en la sierra de Las Pozas, pasa por los baños y el pedregal de Cacarajícara, sigue al noroeste, bañando por la derecha el pueblo de Las Pozas y en el estero mencionado confunde sus aguas con las del río San Marcos. Otros caseríos dignos de mencionarse son La Mulata, situado entre Las Pozas y Bahía Honda, junto con el embarcadero de La Mulata.

Economía:

El antiguo central Niágara era la principal industria
del municipio.
Su producción agropecuaria era bastante variada y equivalía al 5 % de la producción provincial, estando representada por tabaco, ganado, caña de azúcar, arroz, malanga blanca, boniato, yuca dulce y otras viandas, productos forestales, maíz, frutales, frijol negro, etc. El tabaco contribuía con el 19 por 100 de los ingresos agrícolas municipales, en tanto que las aportaciones de la caña de azúcar y de los productos derivados de la ganadería eran de un 18% cada uno. Las de las viandas alcanzaban un 18 % y las del arroz un 10 %. Sus ¿reas dedicadas a pasto sumaban 30 060 hectáreas; las cubiertas de monte 37 467 y las afectadas por el marabú apenas alcanzaban 629. Con Guane y Viñales figuraba entre un grupo de nueve términos municipales de la República con más de un 25 % del área total en fincas cubierta de monte.

La industria más importante de Consolación del Norte el central Niágara (antes central  Rita), fundado en 1921; propiedad cubana con capacidad para moler 136 000 @ de caña en veinticuatro horas;rendimiento industrial alto entre de 13.10 (entre 1951 – 1958),  297 caballerías de controladas y 192 caballerías utilizadas; con 30 colonias; un total aproximado de 1 000 obreros en zafra y 11.3 km de vía férrea. El Niágara produjo durante las zafras de 1957 y 1958 un total de 126 576 y 145 733 sacos de 250 libras de azúcar, respectivamente, y 605 197 y 674 349 galones de miel, también respectivamente. En el municipio existían también yacimientos de manganeso y otros minerales prácticamente inexplotados.

Datos censales:

Durante la República el término municipal de Consolación del Norte triplicó la población que tenía al cesar la soberanía española, como puede apreciarse a continuación:

Censo 1887 1899 1907 1919 1931 1943 1943
Población 7 934 7 399 11 471 13 597 18 371 20 655 26 111

Evidentemente la población de Consolación del Norte fue de las menos afectadas en la provincia de Pinar del Río por las consecuencias de la guerra emancipadora.

Otros datos de interés ofrecidos por el censo de 1953 son:

  1. El número de viviendas urbanas era en 1953 de 617, con 3 834 viviendas rurales, lo que hacía un total de 4 451.
  2. La población económicamente activa de catorce y más años de edad ascendía a 8 136 habitantes.
  3. Figuraban empadronados 8 077 analfabetos, o sea, un 45.7 % de la población de diez y más años de edad.
  4. Los electores registrados sumaban 11 483.

Comunicaciones:

Durante muchos años tanto La Palma como buena parte del resto del municipio vivieron relativamente aislados por la carencia de vías de comunicación terrestre. Con posterioridad al derrocamiento del gobierno del general Gerardo Machado se construyó el llamado Circuito Norte de carreteras, que permitió la comunicación entre La Palma, Las Pozas, La Mulata, Bahía Honda, Cabañas, Quiebra Hacha, Mariel y Guanajay, por el este; y San Vicente, Viñales y Pinar del Río, por el este. Existía, además, una modesta carretera que comunicaba con el embarcadero de Río Blanco, así como varios caminos vecinales. La Palma contaba con servicio de correo y de telégrafo, al igual que Las Pozas.

Historia local:

Los datos disponibles son imprecisos y confusos, lo que se explica por la similitud de nombres con Consolación del Sur. Pero, aparentemente, la primera merced otorgada data del 14 de septiembre de 1568 y fue concedida a Juan Recio de Oquendo para explotar el corral La Palma, concesión a la cual siguieron, entre otras, en 1587, la del corral Las Pozas, a favor de Juan Borroto; en 1623, la del corral San Andrés, a favor de Francisco Martínez y la del corral Río Blanco, a favor de Cristóbal Granados, en 1627 (18 de septiembre), la del corral La Chorrera o Cruz Reyes, a favor de Mariano Manresa en 1629, la del corral Cacarajícara, a favor de Gerónimo Acosta; en 1641, la del corral Caiguanabo, a favor de Diego Martiny, en 1687, la del corral La Mulata, a favor de Gaspar Jiménez.

Gran parte de la campaña de Narciso López en 1851 sucedió
sobre el territorio del futuro término municipal de
Consolación del Norte.
Antes y después de su incorporación a la vida municipal en 1879, Consolación del Norte fue escenario de importantes acontecimientos históricos. En ese sentido se afirma que, en 1845 los vecinos se vieron obligados a hacer frente a una incursión de salteadores que, en incursión de rapiña llegaron hasta La Chorrera, incendiando y destruyendo la iglesia. Como no quedaba en pie en la región otro centro religioso que no fuera el de San Cayetano (demasiado lejos), en 1855, mientras se arbitraban los recursos para algo mejor, doña Isabel Llanes de Reyes solicitó y obtuvo autorización del obispado para establecer en su casa un oratorio público atendido por el sacerdote de San Cayetano donde, desde 1848, había sido construida una iglesia de mampostería que ese mismo año el obispo Félix y Solans ratificó auxiliar de Consolación. Estimulada la piedad religiosa entre los vecinos, se apresuró la reconstrucción de la iglesia de La Palma, terminándose las obras en 1866, y siendo ratificada parroquia por el propio obispo, con San Cayetano como auxiliar, declaración hecha en 1864.

El 12 de agosto de 1851 se registró el desembarcó en las Playitas del Morrillo de la expedición del Pampero, conducida por Narciso López. Aunque los expedicionarios se apoderaron inicialmente de Las Pozas e hicieron frente con relativo buen éxito a las fuerzas del general Manuel de Ena y Sas (quien moriría en campaña), el esfuerzo, finalmente culminó en la aparatosa derrota y captura de los invasores y la posterior ejecución de López y parte de sus seguidores.

Durante la Guerra del 95 y tras incendiar el caserío de La Mulata, la columna invasora al mando del Lugarteniente General Antonio Maceo atacó sin éxito el poblado de La Palma que se defendió tenazmente con algunos regulares y voluntarios y, sobre todo, con los refuerzos que a través del embarcadero de Río Blanco lograron llevar las fuerzas colonialistas.

Un nuevo ataque de las fuerzas mambisas al mando del coronel Vidal Ducasse y del teniente coronel Carlos Socarrás, realizado el 29 de marzo siguiente, se frustró por la traición de uno de los guías utilizados por los libertadores. En esa acción sufrieron los mambises 39 muertos y 88 heridos. Semanas más tarde las fuerzas del Ejército Libertador sostuvieron combate en Loma Redonda y Cacarajícara con los batallones al mando del general español Suárez Inclán, siendo ambas encarnizadas acciones. Aunque los cubanos experimentaron pérdidas de importancia, como la muerte del valiente teniente coronel Carlos Socarrás (ascendido póstumamente por Antonio Maceo a coronel). El 24 de mayo de ese mismo año José Antonio Cruz, al mando de 25 hombres de la localidad se incorporaron a las filas mambisas del coronel Antonio Bello. Cuatro días después los insurgentes destruyeron el pueblo de San Andrés.

El presidente Ramón Grau San Martín nació
en Consolación del Norte.
A mediados del siglo XIXel territorio del después municipio de Consolación del Norte constituía un partido de la Tenencia de Gobierno o jurisdicción de Pinar del Río, conocido dicho partido con el nombre de La Chorrera. Por disposición del Gobernado General de 6 de septiembre de 1878 se le segregó de Pinar de Rio y a partir del 1ro de enero de 1879 pasó a integrar el municipio de Consolación del Norte, siendo su primer alcalde Antolín del Collado y Obeso, quien ocupó el cargo varios años, reemplazándolo en 9 de abril de 1894 Gerardo Sánchez Mojena, hasta que este, en 8 de julio de 1896 resignó el mando en el comandante del Batallón de Valencia, Bernardino del Pozo y Clemente, comandante militar del término. La alcaldía volvió a manos civiles el 12 de febrero de 1898, ocupándola en esa oportunidad José González Junquera, a quien sucedió, el 10 de abril de 1899 Claudio Fuentes Cruz, designado provisionalmente por el gobernador militar y elegido en propiedad en junio de 1900 y siguientes años hasta el 18 de abril de 1903, en que la posición pasó a manos del comandante José Antonio Cruz, elegido alcalde por el Ayuntamiento.

El alcalde elegido en 1926, Liberato D Azcuy, fue suspendido gubernativamente durante el régimen de Gerardo Machado, y más tarde se le mantuvo en prisión por muchos meses, hasta caer asesinado, cuando, en compañía de otro compañero era conducido por una pareja de la Guardia Rural. En la persona de su hija, Elena Azcuy Lemus, tuvo el término municipal de Consolación del Norte, el privilegio de tener a la primera mujer en ocupar el puesto de alcalde en la historia de Cuba, al ser designada por el gobierno revolucionario de Grau San Martín en noviembre de 1933. Consolación del Norte fue cuna, también, del único presidente de la República de Cuba nacido en Pinar del Río, el Dr. Ramón Grau San Martín, quien nació en La Jagua el 13 de septiembre de 1882.

Durante el año 1958, la zona montañosa de Consolación del Norte – como la de Cabañas, Candelaria, Los Palacios y San Cristóbal – fue escenario de la lucha sostenida por las fuerzas del Ejército Rebelde contra las fuerzas del gobierno de Fulgencio Batista. Dentro de las víctimas de la represión desatada por las fuerzas del gobierno se cuentan en el territorio de Consolación del Norte,  los llamados “Mártires Guajaibón”: cuatro jóvenes de la Agrupación Católica Universitaria (Javier Calvo Formoso, Ramón Pérez Lima, Julián Martínez Inclán y José Ignacio Martí Santa Cruz, detenidos en Bahía Honda en la noche del 26 de diciembre de 1958, conducidos luego al cuartel de Las Pozas – y tras ser salvajamente torturados – llevados en horas de la madrugada del 28 de diciembre al pie del Pan de Guajaibón donde fueron ahorcados.

Dentro de los hijos distinguidos del desaparecido municipio de Consolación del Norte se deben contar, entre otros, al ya mencionado presidente de la República, Ramón Grau San Martín, quien fuera, además de dos veces jefe de Estado, médico eminente y catedrático de la Universidad de La Habana; el senador Ramón del Collado Fuentes; el representante José Antonio Cruz y Cruz; el alcalde LiberatoD´Azcuy y el líder obrero Aracelio Iglesias. También se deben destacar, pero en el ámbito académico, al médico César Fuentes y al educador Elpidio Pérez Somoza, quien escribiera numerosos libros de texto.

Alcaldes municipales:

1899 – 1900 – 1901 – 1902 – Claudio Fuentes Cruz.
1903 – José Antonio Cruz y Cruz
1904 – 1905 -1906 -1907 – Sin información disponible
1908 – José M. Azcuy.
1912 – José Antonio Cruz y Cruz
1916 – 1920 – 1922 – Pedro Fuentes Cruz
1926 – LiberatoD´Azcuy (Supendido por resolución gubernativa, reemplazándolo el presidente del Ayuntamiento, Esteban Blanco Sánchez. Fue asesinado por una pareja de la Guardia Rural).
1932 – Lorenzo Corrales Polier
1933 – Francisco Trueba (Facto)
1933 – Elena Azcuy Lemus (Facto)
1936 – 1940 – 1944 – Ricardo Cruz Enríquez
1946 – 1950 – 1954 – Antonio Pi Pérez

Bibliografía consultada:

- La Enciclopedia de Cuba. Tomo 9. Municipios Pinar del Río, La Habana. Madrid. 1974.

No hay comentarios:

Publicar un comentario