Preserving cuba´s memory

lunes, 6 de noviembre de 2017

Casa Cuna de La Habana

Pequeña puerta por la que se depositaban los bebés abandonados
La Casa Cuna, en la esquina de las calles Oficios y Muralla, fue establecida por el Obispo Jerónimo de Nosti y Valdés en el año 1711 para brindar abrigo a los huérfanos que eran abandonados o perdían a sus padres. Aquellos niños, acogidos por la institución, que no llevaban el apellido de sus progenitores progenitor adoptaban el del obispo, "Valdés". 

Desafortunadamente el esfuerzo del Obispo Valdés no se vio compensado por las autoridades coloniales que no prestaron mucha atención a la Casa Cuna. La institución, que llegó a cobijar unos 200 infantes, arrastró una precaria existencia hasta que, un siglo después, la ilustre dama Antonia María Menocal legó parte de su fortuna para que fuera invertida en obras de Caridad. Este patrimonio fue utilizado por sus albaceas en la fundación de la Casa de Beneficencia y Maternidad, que vino a sustituir a la primitiva Casa Cuna y que trascendió hasta la República.

No hay comentarios:

Publicar un comentario