Preserving cuba´s memory

jueves, 24 de agosto de 2017

Central San Agustín - Centrales de Cuba

El central San Agustín en 1913
El central San Agustín, situado en Santa Isabel de las Lajas, Las Villas, era, en 1958, el 54to central del país en capacidad de producción con sus 350 000 @ diarias de capacidad de molienda, un rendimiento industrial alto, una destilería y 120 caballerías de tierras propias.

Se fundó en 1868. Perteneció a Agustín Goytisolo Lizarzabaun desde 1874 hasta finales del siglo XIX. A principios de la República, en 1902, pasó al control de la "Sociedad de Ferrocarriles Centrales y Centrales San Agustín y Lequeitio" hasta 1903 en que lo compró Nicolás Castaño Capetillo y fue heredado por su familia

En 1913 el central sembraba la variedad cristalina sin utilizar ni fertilizantes ni regadío durante su cultivo. Para su transporte se servía de una red de 5 km. de ferrocarril de vía ancha y 45 km. de vía estrecha, 143 fragatas y cuatro locomotoras.
El central San Agustín en 1913
Su maquinaria se componía entonces de una descargadora y una desmenuzadora, seguida de un juego de tres trapiches; ocho defecadoras con 32 000 galones de cabida, un evaporador de cuádruple efecto y otro de triple efecto con 20 000 pies de superficie calórica; tres tachos de punto con 525 sacos de cabida; 22 centrífugas sistema Hepworh y una batería de calderas con 2 300 caballos, compuesta de ocho pailas sistema Babcock & Wilcox en cuatro hornos Cook.

El edificio original, que era de madera, se quemó en el año 1917 y con el pago de la aseguradora se construyó otro de mampostería

A partir de su reconstrucción se empezaron a hacer mejoras, siendo las de más importancia las de 1925, ya que en ese año se llevó a cabo la electrificación general del central y fue sustituido un tandem “Boulanger” por un tandem “Fulton”.

De los años 1925 al 1936 se hicieron una serie de inversiones en maquinarias, ferrocarriles y otras propiedades hasta alcanzar la suma de $ 283 569.67. por estos años el ingenio no pudo elevar su producción para la que se estaba preparando, debido a la intervención decretada en la industria azucarera. La zafra mayor, libre de restricción fue la del 1925, con 184 672 sacos de 325 libras.

En el año 1936 existían dos almacenes en el batey del central. Edificados de mampostería y techo de hierro y zinc galvanizado, construidos después de 1917, con una capacidad de almacenamiento de 80 000 a 90 000 sacos de azúcar. Estos almacenes no eran los suficientes para almacenar toda la producción de una zafra, por lo que se transportaba en camiones y por ferrocarril a los almacenes de Cienfuegos, que los propietarios tenían allí.

El central poseía en 1936, 206 carros de vía estrecha y 50 carros de vía ancha, dos locomotoras de vía ancha de 80 Ton y las dos restantes de 40 Ton. El central alquilaba planchas de vía ancha a los Ferrocarriles Unidos de La Habana, sobre las cuales construía un barandaje de hierro y los tabiques necesarios para el transporte de caña, pagando por el uso exclusivo de ese material $1.16 como alquiler diario por cada una.

A partir de 1950 se empezaron a quitar grúas y romanas y a tapar las líneas que conducían a las mismas, haciendo terraplenes de cascajo para transportar la cañas en camiones y carretas de rueda de goma hasta el basculador del central.

Toda la caña era abastecida por colonos en tierras del central en su mayor parte arrendadas o bajo su control, y no tenía cañas de la administración. El rendimiento de la caña era alto, de 60 000 a 150 000 @ en siembras de frío y de 25 000 a 70 000 @ por caballería en retoños.

En 1958 pertenecía a la "Comunidad de Bienes Hermanos Castaño" que poseía también el central Pastora. Carlos Felipe Gutiérrez Valladón y Rogelio Díaz Pardo eran, respectivamente, presidente y vicepresidente, y eran vocales Gerardo Gutiérrez Valladón, Felipe Gutiérrez Castaño y los hermanos Alberto y Nicolás Betancourt Castaño, hijos del Dr. Alberto Betancourt González, su presidente hasta 1952.

Su destilería se encontraba inactiva desde 1944 y tenía una capacidad de 6 605 galones diarios.

Tras el triunfo de la Revolución Cubana de 1959 el central fue nacionalizado por el nuevo Gobierno de la Isla que lo renombró como central Ramón Balboa.

El estado cubano realizó algunas inversiones en el central: Se construyó una torre de de 225’ de alto, un enfriadero con más capacidad, 23 casas de mamposterías para los trabajadores, una espaciosa nave para carpintería, se reagruparon las de calderas de horno y se levantó una amplia casa de bagazo. También se sumó al parque ferroviario una locomotora diésel de vía estrecha, y se pavimentó el batey y la carretera.

Durante la reestructuración de la industria azucarera cubana llevada a cabo en la década del 2000 el central fue paralizado y posteriormente demolido.

Bibliografía consultada:
  • EcuRed. Central Ramón Balboa.
  • Jiménez Soler, Guillermo. Las empresas de Cuba 1958. Editorial de Ciencias Sociales. 5ta Edición. La Habana. 2014.
  • Portafolio Azucarero. Industria Azucarera de Cuba 1912 - 1914. Secretaría de Agricultura, Comercio y Trabajo. La Moderna Poesía. La Habana. 1914.


No hay comentarios:

Publicar un comentario