Preserving cuba´s memory

viernes, 16 de septiembre de 2016

Central Elena - Centrales de Cuba

El central Elena, ubicado en Canasí, Matanzas, era uno de los dos centrales más pequeños de Cuba - apenas 80 000 @ diarias de capacidad de molienda - y un rendimiento industrial entre los más bajos del país. Poseía 191 caballerías de tierras propias y sólo 550 trabajadores.

Estaba arrendado a la "Compañía Azucarera Central Elena" que era propiedad de los hermanos Gerardo, Carlos y Jorge Fundora Fernández quienes se desempeñaban, respectivamente, como presidente, vicepresidente y tesorero - administrador general. Gerardo era, además, administrador auxiliar del central Cuba, propiedad de la familia Tarafa (que era adminitrado por su padre Gerardo Fundora Cabrera) y administrador del central Santo Domingo propiedad también de los Tarafa.

El Elena era propiedad de la familia Solaún, integrada por cuatro hermanos: Dolores, María, María de los Ángeles y Críspulo Solaún Grande que, junto con su madre, María de los Ángeles Grande lo habían heredado en 1910 a la muerte de su padre Críspulo Solaún Arechaera.

Fue el primer central que poseyó el poderoso clan Rionda. Fue fundado en 1850 por Francisco Rionda Polledo, el mayor de los hermanos Rionda que bautizó el ingenio en honor de su esposa Elena de la Torriente, hija del acaudalado banquero y terrateniente Cosme de la Torriente Gándara; pero, desde 1891 había pasado a la propiedad de "Grande Solaún y Cía" y poco después a la de Críspulo Arechaera.

La familia Solaún lo había arrendado en varias ocasiones: a "Jaen, Oteiza y Hermanos" hasta después del crack de 1921 en que pasó a administrarlo Miguel Solaún; entre 1924 y 1930 a "Urquiza y Bea SA"; a finales de los años 30 a Agustín Arrieta y después de 1953 a Gerardo Fundora.

Tras el triunfo de la Revolución Cubana de 1959 fue nacionalizado por el Gobierno de Cuba que lo renombró como central Juan Manuel Quijano.

No hay comentarios:

Publicar un comentario