Preserving cuba´s memory

viernes, 21 de abril de 2017

Compañía Central Altagracia SA - Empresas de Cuba

La Compañía Central Altagracia SA era una empresa norteamericana, propietaria de los centrales Alto Cedro, Palma y Santa Ana y de la "Miranda Sugar States", con una capacidad de producción total de 1 360 000 @ de caña diarias, lo que representaba el 9no grupo azucarero más grande de Cuba antes de 1958. La Compañía Central Altagracia SA era propiedad mayoritaria de la norteamericana "West Indies Sugar Corporation", compañía en la que Julio Lobo controlaba el 25 % de las acciones.

Era uno de los cuatro consorcios azucareros bajo el control del grupo financiero Rockefeller - Stillman, con otras tres filiales más en Cuba, que había comenzado a deshacerse de sus centrales en Cuba tal como ya habían hecho "The Cuban Company" y "Guantánamo Sugar Co.", dos de los consorcios controlados. Más bien prefirieron comenzar por sus cinco centrales en República Dominicana que vendieron el 28 de enero de 1957 por $35 830 000.

Su origen se remonta a 1913 cuando "The National Sugar Refining Co.", perteneciente al grupo financiero Howell, había fundado en Connecticut "West Indies Sugar Finance Corporation", que en 1919 controlaba los centrales Cupey, Alto Cedro y Palma. En 1920 pasó al control de "The National City Bank", junto con el central América que adquirió bajo la nueva empresa "Sugar State of Oriente". A su vez, el 27 de mayo de 1920, se fundó de "Cuban Dominican Sugar Development Syndicate", propiedad también del "Grupo Howell", que adquirió varios ingenios en Santo Domingo y, en Cuba, el Santa Ana, el Hatillo, absorbiendo a "Sugar States of Oriente" con sus cuatros centrales, a los que añadió los dos que tenía, más el Altagracia que compró en 1922, y en 1932 adoptó la razón social de Compañía Altagracia SA. De los centrales que llegó a poseer la compañía demolió - antes de 1958 - el Cupey, el Hatillo y el Altagracia; vendió el América y posteriormente compró el Miranda.

Desde los años 1930 Frederick Adams y Arthur Kirstein se mantuvieron como presidente y vicepresidente hasta 1955 en que fueron sustituidos por Edwin Kilbourne, presidente y Huntting Howell, vicepresidente.

La situación económica de ambas empresas (Altagracia y Miranda) era buena y en 1957, tras vender los centrales de República Dominicana elevaron sus utilidades a $5 900 000. Aunque el valor de sus acciones había descendido, como el del resto de las firmas azucareras norteamericanas en Cuba, continuaba, junto con la United Fruit Co. como una de las de mejor cotización.

Bibliografía consultada:

Jiménez Soler, Guillermo. Las empresas de Cuba 1958. Editorial de Ciencias Sociales. 5ta Edición. La Habana. 2014.

No hay comentarios:

Publicar un comentario