Preserving cuba´s memory

jueves, 27 de abril de 2017

Central Cunagua - Centrales de Cuba

Central Cunagua en 1918
El central Cunagua, situado en Cunagua, Camagüey, era el sexto más grande de Cuba por su capacidad de molienda ascendente a 600 000 @ de caña diarias y el tercer mayor propietario de tierras, pues controlaba 4 815 caballerías. Contaba, además, con su propio aeropuerto.

Bautizado como Cunagua por los manantiales existentes en el lugar se fundó en el año 1917 por Miguel de Mendoza Pedroso y su hijo Antonio, pero antes de su puesta en marcha fue adquirido por la "American Sugar Refining" aunque sus fundadores siguieron operándolo. 

El batey del central construido entre 1915 y 1917 destaca como uno de los más confortables y de mayor valor arquitectónico de los existentes en Cuba. Se destaca por su trazado regular formado por cuadrículas con un amplio parque central, calles arboladas, jardines y ubicación jerarquizada de las viviendas. Las casas son de madera machimbrada, techo a dos aguas de tablazón y viguetas, cubiertas de tejas francesas y carpintería de puertas y ventanas de persianas fijas. Sobresale dentro del conjunto la majestuosa casa del dueño.

Batey del central Cunagua (estado actual)
Por sus valores patrimoniales el batey fue declarado Monumento Nacional el 7 de agosto del año 2000.

En 1958 estaba operado por "Central Cunagua SA", filial de la "American Sugar Refining Company", la mayor refinadora de azúcar de caña en Estados Unidos que poseía también en Cuba el gigantesco central Jaronú.

Tras el triunfo de la Revolución Cubana de 1959 el central fue nacionalizado por el Gobierno de la Isla que lo renombró como central Bolivia.

Durante la reestructuración de la industria azucarera cubana llevada a cabo por el antiguo MINAZ el central fue primero paralizado y posteriormente demolido.

Bibliografía consultada:
  • Batey Cunagua en EcuRed.
  • Jiménez Soler, Guillermo. Las empresas de Cuba 1958. Editorial de Ciencias Sociales. 5ta Edición. La Habana. 2014.

No hay comentarios:

Publicar un comentario