Preserving cuba´s memory

martes, 21 de febrero de 2017

Banco Pujol - Bancos de Cuba

El Banco Pujol era el 11no banco nacional por el monto de sus depósitos ascendentes a $23 026 021 y el 7mo entre los de capital cubano. También era el 2do más antiguo entre los bancos de capital nacional y uno de los tres que databan del siglo XIX, junto al Banco Gelats y el Banco Cortés. Tenía 14 sucursales y su oficina central se encontraba ubicada en el Centro Asturiano, en La Habana.

Su capital ascendía a $700 000. Era propiedad de la familia Pujol, perteneciendo el 50 % de las acciones a Juan Manuel Pujol Balmaseda, su presidente, y la otra mitad se distribuía entre Laureano, Joaquín, Dulce, Raúl y Dulce María Pujol Izquierdo, primos del anterior. Eran propietarios también  de "Pujol y Hermanos" dedicada a la ganadería , de fincas rústicas y urbanas, y de una constructora, todas ubicadas en Placetas.

Entre los siete bancos fundados en el siglo XIX que se mantuvieran en la propiedad de sus fundadores o sus herederos era el único que siempre fuera de capital cubano. Se constituyó en Placetas en 1893 por los hermanos Juan y Laureano Pujol Morales, fallecidos respectivamente en 1944 y 1949, que fueron heredados por los hijos de ambos.


Edificio del antiguo Banco Pujol en Placetas
En aquel entonces operaba bajo la razón social de "Pujol y Hermanos" que tenía intereses en ganado, colonias y bienes raíces, pero, en 1950 se convirtió en un banco provincial. Tras la compra de dos sucursales al Banco Popular en 1951 se convertiría en banco nacional y trasladó su oficina central para el Centro Asturiano de La Habana. El 11 de abril de 1958 compró a Mario Marchenas Martínez Amores el "Banco Comercial de Matanzas", constituido el 17 de febrero de 1948 y el cual se convirtió en una sucursal.

La quiebra en 1954 del Banco Cortés, el otro banco local de Placetas, favorecería sus negocios.

Antigua sucursal del Banco Pujol en Santiago de las Vegas
Sus préstamos eran de proporciones modestas y los principales destinatarios eran diez agencias de ventas y financiamiento de autos con el 11 %, firmas contratistas y el Fondo de Hipotecas Aseguradas; en la industria azucarera sólo tenían once clientes con un 8 %, y por último once firmas de tejidos y confecciones con el 3 % del total. Sus principales clientes individuales eran la Urbanizadora Naroca con $500 000, la Constructora Roman Power Electra SA con $475 000 y la afiliada de ésta última Constructora Cenit SA con $547 000.

Se había ido expandiendo progresivamente, sobre todo en 1957 cuando duplicaron sus utilidades. Siempre tuvo baja productividad y dividendos pequeños. Sus condiciones financieras eran buenas pero, tanto su administración como los sistemas y los controles adolecían de deficiencias.

Bibliografía consultada:

Jiménez Soler, Guillermo. Las empresas de Cuba 1958. Editorial de Ciencias Sociales. 5ta Edición. La Habana. 2014.

No hay comentarios:

Publicar un comentario