Preserving cuba´s memory

viernes, 11 de noviembre de 2016

Central Santa Regina - Centrales de Cuba

El central Santa Regina en 1914 (cuando aún se llamaba central Teresa)
El central Regina, ubicado en, Ceiba Hueca, Campechuela, Oriente, era un central pequeño, el número 114 del país por su capacidad de producción ascendente a 200 000 @ de caña diarias, pero con el tercer rendimiento industrial más alto entre todos lo que existían en Cuba; la segunda mayor refinería, una destilería, 2 000 trabajadores empleados en zafra y 560 caballerías de tierras propias. 

A lo largo de su existencia tuvo varios nombres: Central Teresa entre  1902 y 1926, Central Ofelia entre 1926 y 1948 y finalmente Santa Regina a partir de 1948.

No existe certeza sobre el año de su fundación, que algunos remontan hasta el año 1861. En 1913 pertenecía a "Hugh Kelly and Co", deesta fecha a 1926 a "The Central Teresa Sugar Co" y, desde finales de los años 30 hasta 1943 a Carlos Manuel de la cruz, su presidente, mientras el Dr. Alberto González Pérez y el Dr. Otto Obregón eran respectivamente vicepresidente y secretario. En 1944 pasó a su presidencia el ingeniero Eduardo Beato Fowler, ocupando la vicepresidencia Elvira Obregón, esposa de de la Cruz, mientras Carlos de la Cruz Ugarte era secretario y Manuel de la Cruz Obregón, administrador, manteniéndose así hasta 1948.

El central Teresa (Santa Regina) en 1914
Según el "Portafolio Azucarero", publicado en 1914, en 1913 el central Teresa (como se llamaba entonces) poseía 419 caballerías de tierra, de las cuales 46 se sembraban de caña por la administración, 273 por 81 colonos del central y 100 se destinaban a potreros. El ingenio sembraba la variedad de caña cristalina y, como era común en la época no empleaba fertilizantes ni regadío para su cultivo.

Para el transporte de la caña contaba con 32 km de ferrocarril de vía estrecha, 140 fragatas y cinco locomotoras y su maquinaria se componía en esos años de una grúa eléctrica seguida por un juego de tres trapiches, 26 defecadoras con 28 800 galones de cabida; tres evaporadores de triple efecto; tres tachos de punto; 20 centrífugas Hepworth y una batería de calderas de 2200 caballos, compuesta de siete pailas Babcock & Wilcox en siete hornos.

En la zafra de 1913 molió 12 575 900 @ de caña, un promedio de 50 600 @ por caballería, y produjo 100 764 sacos de azúcar de guarapo y 150 sacos de azúcar de miel (un total de 100 914 sacos de 320 libras). En la molienda del año siguiente procesó 10 703 334 @ de caña (50 600 @) por caballería y envasó 90 440 sacos de 305  libras.

En 1958 pertenecía a la familia Sosa Chabau, propietarios también de la "Compañía Arrocera Guanahacabibes SA" y con intereses en la "Terminal de Ómnibus SA" que lo operaba a través de la "Compañía Azucarera Santa Regina SA".

Los Sosa Chabau lo habían comprado el 16 de septiembre de 1948. Eugenio de Sosa Chabau era el presidente, mientras el tesorero era Oscar Rivero Hernández, administrador del Diario de la Marina y copropietario del central. 

A pesar de su alto rendimiento industrial el central operaba con pérdidas y pasivos y tenía pésimos informes comerciales. Se consideraba, además, por algunas entidades bancarias que los métodos y la ética de la empresa no eran favorables; pues mantenía fuertes deudas con algunos bancos, principalmente con el Banco Gelats y con el Banco Garrigó.

No molió en el año 1957 por dificultades laborales y financieras.

Central Enidio Díaz Machado en la actualidad
Su refinería, construida en 1945, tras una reconstrucción en 1955 se convirtió, junto con la del central San Cristóbal, en la segunda más grande del país después de la del central Hershey. También contaba con una destilería montada en 1944 con capacidad para 4 800 galones diarios de aguardiente.

Tras el triunfo de la Revolución de 1959 fue intervenido por el INRA en septiembre de 1959 (que antes había intentado comprarlo) y posteriormente nacionalizado junto a todos los otros centrales de propiedad cubana en octubre de 1960. A partir de ese momento sería renombrado como central Enidio Díaz Machado.

En la actualidad continúa moliendo y es uno de los pocos centrales de la región que mantiene altos índices de eficiencia. 

Bibliografía consultada:

- Jiménez Soler, Guillermo. Los propietarios de Cuba. Editorial de Ciencias Sociales. 5ta Edición. La Habana. 2014.
- Portafolio Azucarero. Industria Azucarera de Cuba 1912 - 1914. Secretaría de Agricultura, Comercio y Trabajo. La Moderna Poesía. La Habana. 1914.

No hay comentarios:

Publicar un comentario