Preserving cuba´s memory

miércoles, 12 de octubre de 2016

Central Nuestra Señora de Regla - Centrales de Cuba

Central Nuestra Señora de Regla (año 1915)
El central Nuestra Señora de Regla era un central muy pequeño, ubicado en el barrio de Manacas, municipio de Cienfuegos, antigua provincia de Santa Clara.  Entre los años 1874 – 1895 y 1917 – 1918 se conoció como Regla.

Se fundó alrededor del año 1813 por el francés Honorato Bouyón, militar al servicio de España, quien fuera Brigadier del Real Apostadero de La Habana. En ese momento contaba con 47 caballerías de tierra y 64 esclavos. Poco después entraría como socio del ingenio el fundador de la ciudad de Cienfuegos, Luis de Clouet, quien aportaría 24 200 reales y parte de su sitio Dolores.

En 1834 los Bouyon vendieron su parte del ingenio en 64 000 reales al cubano Juan Bautista Sarría, natural de Trinidad, quien llegaría a ser alcalde de esa villa del centro de la Isla. Los descendientes de Sarría mantendrían el control de la empresa hasta el último lustro del siglo XIX.

Las estadísticas existentes refieren que en la zafra de 1859 el central produjo 496 bocoyes de azúcar y 516 en la de 1860.

Durante la década de 1880 el ingenio fue modernizado por sus propietarios de entonces los hermanos Domingo y Dolores de Sarría y Albis, quienes lo convirtieron en central.

Paralizado durante la Guerra del 95 volvió a moler en el año 1904. El “Portafolio Azucarero” publicado en 1915 el ingenio seguía contando con 47 caballerías de tierras propias, de las cuales se cultivaban ocho por la administración y doce por colonos del ingenio, el resto eran tierras cansadas o destinadas a potreros. En esa época el central Nuestra Señora de Regla sembraba cañas de la variedad cristalina y no empleaba regadío ni fertilizantes. Apenas contaba con un chucho de vía ancha de 1230 metros. Durante la zafra de 1913 molió sólo 9 600 @ de caña diarias.

Disponía Nuestra Señora de Regla en ese entonces de una desmenuzadora, sistema Pesant, seguida de un juego de tres trapiches de Fletcher y Ross; seis defecadoras de 800 galones cada una; un evaporador de triple efecto con 2 300 pies de superficie calórica; dos tachos de punto con 50 y 60 sacos respectivamente de cubida; ocho centrífugas, sistema Weston y, por último una batería de calderas compuesta de cuatro multitubulares en dos hornos.

En la zafra de 1913 - 1914 fabricó 3 700 sacos de guarapo y 425 sacos de azúcar de mil para una suma total de sólo 4 185 sacos de 325 libras. En la siguiente molienda produjo la misma cantidad de azúcar pero con un rendimiento industrial muy bajo de 9.99 %, inferior al de la zafra precedente (también bajo) que había sido de 10.22.

Un ingenio de tan poca molienda y tanta ineficiencia estaba condenado ante las grandes fábricas de azúcar que se multiplicaban por toda la Isla, incluso en un período de bonanza económica como el de la Primera Guerra Mundial. Por esa razón ya en 1917 no molió e hizo una zafra mínima en 1918, siendo demolido al año siguiente.

Listado de propietarios:

1 - Honorato y Félix Bouyón (1813 [aproximadamente] – 1834)
2 – Juan Bautista y Sarría (1846 [aproximadamente] – 1860)
3 – Juan Sarría y Cía (1874)
4 – Juan Sarría (1877)
5 – Domingo Sarría y Albis (1888)
6 – Diego Sarría y Albis (1889)
7 – Domingo Sarría y Albis (1891 – 1895)
8 – Felipe Silva (1905 – 1915)
9 – Agustín Alfonso (1917 – 1918)

Bibliografía consultada:

- Lapique Bacali, Zoila y Segundo Arias, Orlando. Cienfuegos, trapiches, ingenios y centrales. Editorial Ciencias Sociales. La Habana. 2011.
- Portafolio Azucarero. Industria Azucarera de Cuba 1912 - 1914. Secretaría de Agricultura, Comercio y Trabajo. La Moderna Poesía. La Habana. 1914.

No hay comentarios:

Publicar un comentario