Preserving cuba´s memory

lunes, 17 de octubre de 2016

Central Dos Hermanos - Centrales de Cuba

El central Dos Hermanos en 1915
El central Dos Hermanos se encontraba ubicado en el barrio de Arango, término municipal de Palmira, en la antigua provincia de Santa Clara.

Se fundó en el año 1839 por los hermanos Antonio y Nicolás Jacinto Acea Pérez (de ahí su nombre de Dos Hermanos), naturales de Santa Marta de Ortigueira, España, que arribaron a Cienfuegos desde Nueva Paz, en La Habana, durante los primeros años de la fundación de esa villa. Los Acea comenzaron por fomentar un cafetal en el barrio de Arango, pero pronto giraron al negocio azucarero y fomentaron además del Dos Hermanos el central Manuelita.

El central fue pasando con el paso del siglo a los distintos herederos de los Acea, los cuales se ligaron por enlaces matrimoniales con las familias más influyentes de la de Cienfuegos y se convirtieron en grandes benefactores de la ciudad. El último heredero del clan de los Acea fue Francisca Toste - viuda de Nicolás Acea de los Ríos (con el cual se extinguió el apellido Acea en Cienfuegos) - a cuya muerte el central Dos Amigos, junto con todos los bienes de la familia pasó a ser administrado por los albaceas de la familia.

Patio de trenes del central Dos Hermanos en 1915
En la zafra de 1859 el Dos Amigos produjo 1 342 bocoyes y 1 300 en la de 1860.

El "Portafolio Azucarero", editado por la Secretaría de Agricultura en 1915, revela que en esa fecha el central Dos Hermanos disponía de 170 caballerías de tierras, de las cuales 100 se sembraban de caña, 70 estaban destinadas a potreros y el resto eran de tierras cansadas. Trabajaban para el central 64 colonos, la mayoría cubanos, que cultivaban 55 caballerías propias y el centenar del central, haciendo un total de 155 que eran las que molía el ingenio. La cantidad de caña por caballería oscilaba entre un máximo de 40 000 @ y un mínimo de 25 000.

Se sembraba en las tierras adscritas al Dos hermanos la caña de la variedad cristalina en la cual no se empleaban ni fertilizantes ni regadío. Para su traslado a las instalaciones del central contaba con 32 km de ferrocarril de vía estrecha, 80 fragatas y tres locomotoras.

Laboratorio del central Dos Hermanos en 1915
Durante la zafra de 1913 el central molió 70 000 @ de caña diarias. Su maquinaria se componía, en ese entonces, de una desmenuzadora seguida de un juego de dos trapiches; 12 defecadoras de 800 galones cada una; un evaporador de triple efecto con 11 000 pies de superficie calórica; 2 tachos de punto con 240 sacos de capacidad; 500 carritos de cinco sacos cada uno; 14 centrífugas y una batería de calderas con 1 200 caballos, compuesta de seis multitubulares en tres hornos.

En la zafra de 1913 fabricó  41 526 sacos de azúcar de guarapo y 3 726 sacos de azúcar de miel, haciendo un total de 45 252 sacos de 325 libras. El rendimiento industrial fue, sin embargo, bajo, de apenas 9.97. Este rendimiento mejoró un poco en la zafra del año siguiente en la que el central produjo 41 430 sacos de 325 libras, correspondientes a: 38 151 de azúcar de guarapo y 3 279 de azúcar de miel.

Durante la década de 1920 haría sus mejores zafras: en 1921 – 1922 llegaría a 66 481 sacos con un rendimiento industrial aceptable de 11.56; en 1928 – 1929, que sería su última zafra produciría 55 037 sacos.

Ya por esas fechas el central Dos Amigos había perdido toda relación con los Aceas, pues los albaceas de éste que se habían hecho cargo del ingenio a la muerte de su viuda Francisca Toste lo habían vendido en 1919 a José Ferrer Sirés, un acaudalado catalán, que se había enriquecido con el comercio y había llegado a ser dueño de la empresa que operaba los tranvías en la ciudad de Cienfuegos.

Ferrer Sirés constituyó la Cía Azucarera Central Ferrer SA para operar el antiguo central Dos Amigos que, a partir de ese momento se conocerá como central Ferrer. Mantendrá este nombre el antiguo ingenio hasta el año 1927 en que al constituirse la Cía Azucarera Damují SA pasará a llamarse central Damují. Sería esta la última denominación del ingenio fundado por los Acea, pues como consecuencia del gran crack de 1929 ya ese año no hizo zafra; fue paralizado y al poco tiempo demolido.

Bibliografía consultada:

- Huguet y Balanzó, José. Ingenios que han hecho zafra de 1901 a 1902. Imprenta Mercantil. La Habana. 1902.
- Lapique Bacali, Zoila y Segundo Arias, Orlando. Cienfuegos, trapiches, ingenios y centrales. Editorial Ciencias Sociales. La Habana. 2011.
- Portafolio Azucarero. Industria Azucarera de Cuba 1912 - 1914. Secretaría de Agricultura, Comercio y Trabajo. La Moderna Poesía. La Habana. 1914.


No hay comentarios:

Publicar un comentario