Preserving cuba´s memory

sábado, 21 de mayo de 2016

El puerto de Cienfuegos

Vista del puerto de Cienfuegos (1911)
La bahía de Jagua fue considerada desde el comienzo mismo de la colonización española como una de las más esplendidas de toda la Isla. Sin embargo su poblamiento fue lento y la misma permaneció hasta el siglo XVIII como un paraje remoto frecuentado por contrabandistas y filibusteros que traficaban con las familias del lugar burlando el monopolio comercial español.

No sería hasta la tercera década de esa centuria que España destinaría fuerzas militares para la custodia del lugar y construiría el Castillo de Nuestra Señora de los Ángeles de Jagua, que el pueblo enemigo del inútil abuso de los nombres rimbombantes y extensos, llamaría simplemente como Castillo de Jagua. Tal esfuerzo militar se mostraría, sin embargo, insuficiente, pues la villa de Fernandina de Jagua, que luego se llamaría Cienfuegos, se fundaría casi cien años después en 1819. 

Desde el principio la nueva ciudad mostró un gran empuje comercial que fue desplazando a las villas foráneas. La decadencia de Trinidad, por ejemplo, se debe en gran parte al auge y éxito de la ciudad de Cienfuegos que se tragó su comercio. 

Ya en la década de 1850, Cienfuegos era la cuarta ciudad más importante de Cuba por el ingreso de sus aduanas, sólo superada por La Habana, Matanzas y Santiago de Cuba.


No hay comentarios:

Publicar un comentario