Preserving cuba´s memory

lunes, 7 de noviembre de 2016

Teatro Tomás Terry - Teatros de Cuba

Enrique Edo

Enrique Edo, aún cuando el teatro no estaba terminado, lo incluyó en la lista de edificios más notables en la ciudad de Cienfuegos junto a: la iglesia parroquial, la Aduana, el colegio Nuestra Señora de Montserrat, la Casa Consistorial o sede la ciudad, la casa almacén de los señores García y Cía., la casa fabricada para el Hotel “Unión”, la de los señores  Don Manuel Blanco y Don Agustín Goytizolo entre otras muchas.
A continuación reproducimos sus palabras, contenidas en el libro “Memoria Histórica de Cienfuegos”.
“Y por último, el magnífico teatro TomásTerry”, regalo de los herederos de este señor y que está edificándose con la posible rapidez bajo la dirección del entendido ingeniero, hijo de Santiago de Cuba, don Lino Sánchez Mármol, autor de los planos y del proyecto y que ha revelado en esa obra ser una inteligencia de las más superiores en su profesión; cuyo teatro se levanta en la esquina que forman las calles de San Carlos y San Luis, presentando su fachada principal a la Plaza de Armas. Lo aíslan ex profeso de los edificios próximos dos espacios de terreno, uno al fondo y otro de más anchura a un costado, formando éste un pequeño jardín para desahogo y mayor comodidad de los espectadores, y ocupa la construcción una superficie de 1,892 metros cuadrados.


Vista de la fachada del Teatro Tomás Terry

El edificio, de forma rectangular con galería de pórtico en la fachada principal, puede considerarse compuesto de dos partes: el cuerpo del frente y la sala de teatro con sus galerías laterales. En la primera se encuentran: el pórtico ya indicado, el vestíbulo y dos accesorias a ambos lados de éste, en la planta baja, que se destinan a cafés, restaurantes o establecimientos de esa especie, y el alto de toda esa parte se ha dispuesto en forma conveniente para casino o sociedad de recreo.
En las citadas galerías laterales se encuentran: dos salas de paseo o descanso, almacenes, otras dependencias del teatro, y las escaleras que conducen a las localidades altas (tertulia y cazuela) y los locales en que se desarrollan esas dos escaleras son de dos pisos y constituyen pabellones altos que destacándose del resto de las galerías, que sólo tienen uno, dan movimiento en sus líneas y planos a las fachadas laterales. Las porciones de  la azotea correspondientes a las partes del edificio, de un solo piso, adornadas con balaustradas y jarrones, servirán de desahogo a os concurrentes a las localidades altas.
Vista de uno de los grabados de la decoración

De azotea son también las cubiertas de las galerías laterales en sus dos pisos e igual construcción presenta el cuerpo principal del frente, cubriendo el teatro propiamente dicho (platea y escena) un techo completamente de hierro, pues de ese material es no sólo la armadura sino las planchas  onduladas y galvanizadas y el cielo raso colgado en la mitad correspondiente al salón o platea, que está formado por una serie de viguetillas de dicho metal que soportan y conservan extendida la tela metálica o alambrado entre cuyas mallas se sostiene el forjado de yeso que forma la superficie unida del expresado cielo, cuya parte central ocupa un grandioso cuadro con 23 hermosas figuras representando la Aurora en forma de verdadero novedad y gusto, rodeándolo otro bonito adornos con multitud de flores y pájaros, los retratos de la laureada poetisa y autora dramática camagüeyana doña Gertrudis Gómez de Avellaneda y del maestro compositor, también cubano, don Gaspar Villate, y dos bustos al óleo representando la Risa y el Llanto; debidos ese cuadro, adornos, retratos y busto, que forman un precioso conjunto de delicada belleza, al pincel del reputado artista madrileño don Camilo Salaya, autor también del decorado del vestíbulo en cuyo cielo raso se destaca un cuadro central que figura los Genios coronando la estatua de don Tomás Terry que, trabajada en mármol, se colocará en dicho vestíbulo; y a los lados de ese cuadro de los Genios lucirán otros dos, en forma de trapecio, con dos figuras de niños desnudos representando la Poesía y la Música. En los espacios de la pared principal del mismo vestíbulo, o sea a los costados de dicha estatua del difunto señor Terry, van pintadas oportunas alegorías de la Industria y el Comercio; los restantes paños de pared al estilo pompeyano, con remates de estilo egipcio; sobre los arcos de las puertas de entrada tres octógonos en cuyos centros se presentan los atributos de las tres nobles artes; y en otros dos sobre las puertas laterales se ven las iniciales T.T, de oro sobre fondo granate oscuro cerrado con doble cerco dorado. Al propio señor Salaya, encargado de toda la pintura decorativa, corresponde la del telón de intermedios, que puede considerarse como precioso cuadro al óleo de grandes dimensiones, cuyo asunto, de verdadera propiedad, es el Descanso, representado por medio de una hermosa mujer de tipo oriental, recostada sobre ricos almohadones y tapices de grana y oro, una africana que la abanica con brillante Paipay de plumas y otra figura de mujer de airosas formas, que tocando un pífano o cañiflauta trata de hacer más agradable aquella actitud de abandono y descanso de la primera. Inmediato a ese grupo se ve un tigre africano en estado pasivo y soñoliento, con el que ha querido indicar el autor la irresistible influencia de la belleza y de la música; y toda esa composición queda encerrada en el interior de un patio árabe, cuyas paredes de azulejos de variados colores adornan caprichosas enredaderas , luciendo en primer término   un hermoso jarrón con flores de distintas clases, de las que llegan algunas de sus ramas hasta una escalinata; y cubre parte de aquella estancia un tapiz verde ceniza, oro viejo y grana, todo con bordados árabes de sedas de multitud de colores y oro y las inscripciones del Corán, completando el fondo del cuadro un frondoso jardín que se pierde en lontananza. La pintura de las decoraciones es obra de don Juan Ruiz, diestro y celebrado pintor escenógrafo, hijo de la capital. El telón de boca, dispuesto en forma de cortina   que se corre lateralmente plegándose por mitad a cada lado, es de peluche con bordados de oro, así como el bambalinón y cortinajes sobre éste y las cortinas y paños de los palcos de proscenio, habiéndose fabricado expresamente todo esto en París, de donde también proceden la ornamentación completa de dicho proscenio (en cuya parte superior se destaca la Fama representada por dos bellas figuras de relieve) y todo el mobiliario.
Don Tomás Terry


No hay comentarios:

Publicar un comentario