Preserving cuba´s memory

viernes, 9 de septiembre de 2016

Central Orozco - Centrales de Cuba

Central Orozco
El central Orozco, ubicado en Cabañas, Pinar del Río, era el número 64 del país por su capacidad de molienda que ascendía a 272 000 @ de caña diarias pero con un rendimiento industrial bajo. Empleaba 3050 trabajadores en zafra y 284 caballerías de tierras propias.

Era propiedad principal de José Manuel Casanova de Soto en sociedad con María Teresa Castro, Antonio Pérez Echemendía (que lo administraba) y Manuel Docampo Real. 

José Manuel Casanova, padre del propietario y presidente de la "Azucarera Bramales SA" que operaba el central, había trabajado como peón en el propio central y había administrado otros tres ingenios antes de comprarlo en 1928. Había sido, además, presidente a la Asociación Nacional de Hacendados de Cuba y el más destacado de los dirigentes de la corporación desde 1933 hasta su muerte el 22 de diciembre de 1949.

Central Orozco (luego Pablo de la Torriente Brau)
El Orozco era un central muy antiguo, pues había sido fundado por franceses con anterioridad a 1810, aunque algunas fuentes plantean que entre 1813 y 1819. Otras publicaciones señalan que en 1859 se llamaba Providencia y pertenecía a Mariano Averhoff pero no hay constancia. Antes de la Guerra del 95 era propiedad de Matías Averhoff, quien también poseía el central Averhoff, en Aguacate, que pasó a la propiedad de Ramón Pelayo, quien lo demolió al comprarse después el central Rosario.

A partir de 1895 pasó a la propiedad de Cipriano Picaza Llano, quien lo mantuvo hasta 1899 (este sería quien lo bautizaría como Orozco en honor a su pueblo natal en Bilbao); de 1902 a 1905 perteneció a Federico Galbán; constituyéndose en 1906 la "Compañía Azucarera Central Orozco SA" de la que Ignacio Nazábal, español, presidente de "Compañía Azucarera de La Habana", corredora de Azúcar, era su vicepresidente, pasando en 1913 a la propiedad de los hermanos cubanos Picaza. También habían sido sus propietarios Salvador Guedez y los Gómez Mena. Desde los años 30 hasta los 50 Jorge Alonso Patiño había sido su vicepresidente. En 1928, al ser adquirido por José Manuel Casanova este le incorporó las tierras del demolido central Bramales.

En ese entonces el movimiento de carga de azúcar se hacia por mar hacia La Habana por medio de goletas , lanchas. El central contaba con un parque de cuatro locomotoras, dos Baldwin de 50 y 45 toneladas y dos Henschel de 20 y 12 toneladas respectivamente; todas funcionaban con carbón de piedra. La línea férrea era de 56 pulgadas de ancho con carril de 60 libras en yardas, era utilizada además, para el movimiento de 22 carros de madera de 15 toneladas, que junto a otros de 86 se utilizaban en el trasiego de la caña. Los de 5 y 10 toneladas se usaban a estas alturas para el traslado de la caña a través de la bahía de Cabañas.

Para el movimiento del azúcar se usaban 18 planchas de 50 sacos cada una. El abastecimiento de caña estaba conformado por las caballerías de tierras propias y otras arrendadas por la compañía, además, de las procedentes de los antiguos ingenios de la periferia de la bahía de Cabañas, Herradura, Asentista, San Claudio, Rojas y San Agustín con su embarcadero Cayo Juan Tomas.

Según la Comisión Técnica Azucarera en 1951 sus costos eran de $15.90, por saco de 325 libras, por debajo de la media de $17.87 y sus activos totales estaban valorados $2 812 400 pesos.

Tras el triunfo de la Revolución Cubana fue nacionalizado por el gobierno de la Isla que lo renombró como central Pablo de la Torriente Brau. En 2002 se anunció que el central Orozco no molería más y sería demolido.

Bibliografía consultada:

* Concepción Domínguez Maurilio. La Campana del Ingenio La Luisa. Revista ATAC. No. 2. 2009.
* Jiménez Soler, Guillermo. Los propietarios de Cuba. Editorial de Ciencias Sociales. 5ta Edición. La Habana. 2014.
* Pablo de la Torriente Brau. Enciclopedia Colaborativa Cubana. EcuRed.

No hay comentarios:

Publicar un comentario