Preserving cuba´s memory

miércoles, 13 de julio de 2016

Joseph M. Elias

Joseph M. Elias
Joseph M. Elias fue un ejecutivo de la filial de la Pan American  Standard Brands en Cuba. En 1958 era uno de los norteamericanos que más años llevaba residiendo en Cuba, muy conocido en los círculos empresariales, corporativos y sociales.

Llegó a Cuba en 1925 para impulsar el negocio de la levadura Fleischmann que, tras más de veinte años de presencia en la Isla, ya dominaba más de la mitad del mercado cubano, pero seguía dependiendo de su casa matriz para mantenerse a flote. Dos años después, en 1927, sustituyó en la dirección de la filial en Cuba a su primer presidente, Agustín Estévez, que pasó al retiro. Bajo su administración se abrieron sucursales por todo el país y en 1928 se inauguró, en San Antonio de los Baños, la primera fábrica de levadura Fleischmann fuera de los Estados Unidos, además de un moderno edificio para las oficinas de la compañía en la avenida Carlos III, número 1109.

A Elias le cupo el honor de ser el primer ciudadano estadounidense en presidir la Asociación Nacional de Industriales de Cuba (ANIC). Electo en 1936, durante su presidencia organizó el Congreso Nacional Industrial que presidió desde el 8 al 19 de diciembre de ese año, el cual fue muy bien recibido por las clases vivas del país.

Bajo su dirección la filial de la Standard Brands en Cuba desarrolló la experiencia que permitió a los centrales azucareros de la Isla eliminar la utilización del ácido sulfúrico en la inversión de las mieles finales y comenzar a usar las levaduras para lograrlo. También a instancias suyas la compañía lanzó al mercado el popular flan royal, que se produjo por primera vez en Cuba y que se convirtió en uno de los postres favoritos de los cubanos.

En 1952, en ocasión del cincuentenario de la República de Cuba, el gobierno de la Isla le honró con un Diploma de Honor y una Medalla como Ciudadano Eminente. También la Asociación de Industriales Panaderos de La Habana lo nombró Socio de Mérito y le entregó una placa de plata que por muchos años conservó Elias en su oficina.

Estaba casado con una cubana, Isabel Elias y tenía dos hijas, Gloria Isabel y Diana María. Vivía en la Finca Santa María en el Km. 3 de la carretera de Bauta a Baracoa y pertenecía a varios de los clubes más exclusivos del país como el Country Club, el Miramar Yacht Club y el Casino Español de La Habana.

No hay comentarios:

Publicar un comentario