Preserving cuba´s memory

lunes, 4 de julio de 2016

Aceites Vegetales SA

Aceites Vegetales SA era una fábrica refinadora de aceite de soja, de algodón y de maní, marca El Cocinero; de torta de harina para piensos y jaboncillo, de abonos químicos y, por último, almacenista de víveres y licores. Brindaba empleo a 200 trabajadores y se encontraba ubicada en 26 y 11, en el Vedado habanero. Era, junto con la fábrica de aceite de maní de Hershey Corporation una de las dos existentes en Cuba dentro de ese rubro de gran demanda.

Tenía un capital pagado ascendente 282 400 pesos. Su propietario mayorista y presidente era Benjamín Menéndez García, ciudadano español, que controlaba el 32.09 % de las acciones que, sumadas a las de su hermano Félix, alcanzaban el 43.50 % del total. Benjamín Menéndez representaba a la sidra española La Zagala, a la Agencia de Conservas Asturianas, los Aceites Autrán y la Sardina Coca. También eran un muy importante propietario en el sector tabacalero y presidente principal de la Compañía de Seguros la Mercantil SA.

Los otros accionistas importantes eran Stanton y WilhamWaterman, quienes tenían el 27.20 % de las acciones, HertaNapier con el 12.60 % y José Ramón Suárez Fernández con el 6 07 %. Otros accionistas miembros de su Comité de Dirección Gutiérrez, Teófilo García y Ramón González, todos vocales y Francisco García Gual, tesorero. Actuaban como vicepresidente José y Alonso Menéndez García, hermanos del presidente.

Fue la primera fábrica de aceite que se construyó en Cuba, fundándose por Benjamín Menéndez en 1930. Sus maquinarias eran sencillas y anticuadas. Importaba el aceite crudo de soja, el de algodón y el de maní que refinaba bajo la marca El Tesoro. Tenía en proyecto erigir una nueva fábrica en la doble vía de Rancho Boyeros, pues el Ministerio de Obras Públicas pretendía confiscarla por estar en una zona residencial. Por esa razón solicitaron un préstamo al BANDES por 1 000 000 de pesos que se les negó.

Sus activos corrientes ascendían a algo más de 500 000 pesos y sus utilidades a alrededor de 70 000, sus ventas anuales a  1 300 000 y gozaba de una buena administración. El 7 de noviembre de 1958 fuie favorecida con una amplia exención fiscal y arancelaria según los términos de la Ley-D P No. 1038 de 1953 que desde 1955 había solicitado.

Sus acciones se cotizaban en la Bolsa de La Habana. Recibía créditos bancarios para refaccionar a los cosecheros de maní a través de agentes que corrían con los riesgos. Cliente de “The National City Bank” y del “The Royal Bank of Canada”.

No hay comentarios:

Publicar un comentario