Preserving cuba´s memory

viernes, 27 de mayo de 2016

Central Rosario - Centrales de Cuba

El central Rosario en 1905
El central Rosario se fundó en 1851 por el español Pedro Morales Armenteros en Aguacate, La Habana; pasando luego, a finales de siglo, a ser controlado por Ramón Pelayo Torriente, millonario banquero español que había sido dueño del demolido central Averhoff y que ya en el siglo XX sería honrado con los títulos de Marqués de Valdecilla, y Grande de España.

En la década de 1910 el central pasó a ser propiedad de la firma norteamericana The Rosario Sugar Company que se en 1930 lo vendió a The Hershey Industrial School que a su vez lo vendió en 1946 a Azucarera Atlántica del Golfo SA junto a sus otros dos centrales el Hershey y el San Antonio. Finalmente, en 1958, fue adquirido por su último propietario en la República, el millonario cubano Julio Lobo Olavarría. 

Restos del central Rosario tras su demolición
Era operado el central en 1958 por la Rosario Sugar Company, bajo el control de Lobo; tenía una capacidad de molienda de 200 000 @ diarias que lo convertían en el No. 109 en capacidad entre los existentes en el país, empleaba 1750 trabajadores en zafra y poseía 582 caballerías de tierra propia. Se trataba de una empresa rentable que en 1958 generó utilidades por valor de 181 000 pesos, no obstante su rendimiento industrial era bajo en comparación con la media del país.

Tras el triunfo de la Revolución cubana de 1959 el central fue nacionalizado y se renombró como Rubén Martínez Villena. 

El central se mantuvo moliendo por cuarenta años, hasta que por la crisis de la industria azucarera en el país el gobierno cubano decidió pararlo y posteriormente demolerlo.


No hay comentarios:

Publicar un comentario