Preserving cuba´s memory

jueves, 10 de marzo de 2016

Clubes de Cuba - La Concha

El Monumental edificio del Club La Concha
Tomado de el Libro de Cuba. Publicaciones Unidas. SA. 1953.

EL pueblo cubano ha manifestado su interés y vocación por el mar, de muy variado modo: uno de ellos, el gusto por los deportes marítimos. Cierto es que, por otro lado, ha sido remiso al trabajo de explotación de las riquezas marítimas, del mismo modo que ha casi omitido una labor definitiva en pro de la organización de una marina mercante idónea, y aun de una simple flota pesquera dotada de suficientes medios materiales y técnicos para la pesca de altura.

Pero, de todos modos, el cubano gusta del mar, y particularmente de solazarse con los deportes que el mar propicia, o simplemente de divertirse o distraerse con el fresco, arenas y tibias aguas de las playas.

Así se explica que las playas hayan tenido siempre el favor del público, sobre todo en los meses de veraneo. Y este favor no data de tiempos recientes, como pudiera inferirse del auge que hoy disfrutan los deportes y los deportistas relacionados con el mar (yatistas, nadadores, remeros, esquiadores de agua, etc.), sino que igual delectación con las aguas salobres, pero tibias y claras de nuestras playas, mostraron los cubanos desde tiempos lejanos, para recordar algunos de los cuales nos limita remos a citar los del comienzo de la República.


Bañistas en La Concha
A pesar de las dificultades, incomodidades y hasta riesgos que existían en las comunicaciones en los inicios de la vida nacional republicana, para quienes pretendían trasladarse desde La Habana hacia los lugares donde las playas naturales se ofrecen como paraísos ante la esperanza del ciudadano agobiado por el calor o el cansancio del trabajo, los habaneros no dudaban en realizar a menudo ese éxodo periódico hacia las playas, entre las cuales sobresalía ya desde aquellos tiempos de integración nacional la actual Playa de La Concha.

Esta, pues, supo ostentar desde tiempos que hoy consideramos remotos, el prestigio de sus arenas finas y limpias, de sus aguas frescas y agradables, de su incitación sana y saludable al trabajador cansado, al deportista o al simple admirador de las bellezas marítimas. Esas posibilidades de agrado, lucen hoy centuplicadas mediante una organización que ofrece al público que a La Concha concurre las mayores comodidades, seguridades y demás servicios eficientes, a pesar de no ser un club privado, sino una playa pública.

Trátase, en verdad, de un balneario democrático, donde el pueblo en general acude sin incurrir en el riesgo de gastos excesivos, ni de exclusivismos enojosos. Su cuota discreta pone al servicio de las clases sociales en general, inclusive algunas relativamente modestas, las comodidades y los placeres marítimos que en otros lugares sólo disfrutan los socios de clubes. Tal es el mérito realmente plausible del balneario de La Concha, de Marianao.
Vista general de la playa de La Concha

La Directiva de la empresa está constituida por los siguientes señores: doctor Enrique Arango Romero, residente del Sindicato Territorial de La Habana, S. A.; señor José R. Huerta Oliva, Administrador; señor René Cayo Darcourt, Auxiliar del Administrador, y señor Fausto Campuzano, “Manager” Social.
El balneario está compuesto por secciones diversas, como las que a continuación se exponen:
Sección de Caballeros:

La Sección de Caballeros está integrada por distintos Departamentos, que son los que seguidamente se relacionan:

Departamento de trusas; Departamento de Valores; Casetas individuales (700); Taquillas (1,500); Solarium; Profesor de Gimnasia Numerosos camareros, solícitos y competentes, atienden a los concurrentes.

Sección de Señoras:

La Sección de Señoras está formada, asimismo, por los Departamentos que siguen:

El restaurante del balneario La Concha durante una reunión
del Club Rotario de Mariano
Departamento de trusas; Departamento de Valores; Casetas indivi¬duales (600); Taquillas (1,200); Solarium; Profesor de Gimnasia. También las asistentes son atendidas por camareras solicitas y eficientes.
Además, hay a disposición del público favorecedor:

Court de Tennis; Dos canchas de Hand Ball; Aparatos de gimnasia; Hermoso Parque infantil; Glorietas con cómodos sillones; Paraguas; Sillas de extensión; Servicios Médicos y Botiquín, con asistencia profesional de los doctores Antonio J. Calves, José Toledo Avilés y José A. Gronlier; Servicio de Salvavidas; Bar; Restaurant; Sistema de duchas modernas en los Departamentos.

Durante la temporada de verano, se ofrecen al público grandes y lucidas matinées bailables, amenizadas por la orquesta de los Hermanos Palau. Tales matinées son muy alegres y concurridas, realizándose simpáticos y populares concursos, en los cuales se eligen Reinas de La Concha todos los años, entre varias y bellas aspirantes.

La persona que adquiera el “ticket” de entrada al balneario, o abone el costo del baño, tiene el derecho de entrar gratuitamente al parque de diversiones “Coney Island Park”.

Es de interés, asimismo, poner de relieve que este balneario permanece abierto durante todo el año, lo mismo en la temporada de Verano que en la de Invierno. En relación con esta última, no está demás recordar la opinión del prestigioso especialista norteamericano doctor John R. Wells, quien ha expresado lo siguiente:

“Es creencia de los países tropicales, sin fundamento científico alguno, que los baños de mar son perjudiciales para la salud en la temporada de invierno. Nada más erróneo, pues si en el verano los baños de mar ejercen una acción tónica indiscutible en el organismo, a pesar de los rigores de la estación, con más razón dicha acción tónica se efectúa en invierno, dada entonces la excelencia del ambiente, la limpieza del agua, la pureza del aire y los rayos solares atenuados en sus efectos irritantes, factores determinantes en la conservación y progreso de la salud”.

En otro párrafo, el doctor Wells afirma que los baños de mar en la temporada invernal ejercen con mayor eficacia la talasoterapia, etc.,

recomendando por todas estas razones el baño de mar también en la temporada de invierno.
Precios:

Los precios son económicos, como lo manifiestan las siguientes cifras:

Días festivos:

Entrada con derecho a baño (mayores) $ 1.35
„ (menores) 0.60
Entrada solamente (mayores) . 0.60
„„ „ (menores) 0.25

Días laborables (de lunes a sábado):

Entrada con derecho a baño (mayores) $ 1.00
„ (menores) 0.50
Entrada solamente (mayores) 0.25
„ (menores) 0.10
Abonos de mayores (15 baños) ,,10.00
„ menores „ 4.00

El balneario La Concha es el más cercano a La Habana. Posee comodidades, lujo, numerosas vías de comunicaciones mediante Autobuses Modernos (U-4, Playa Estación Central; 1-1, Miramar; M-9, Víbora) y los Ómnibus Aliados (Rutas 32, 79 y 30).









No hay comentarios:

Publicar un comentario