Preserving cuba´s memory

martes, 19 de septiembre de 2017

Central Santa Catalina - Centrales de Cuba

Central Santa Catalina (1913)
El central Santa Catalina, situado en Cruces, Las Villas, era, en 1958, el número 76 del país por su capacidad de producción, ascendente a 240 000 @ de caña diarias. Tenía un rendimiento industrial alto, una destilería, que se encontraba inactiva, 13 caballerías de tierras propias y empleaba 2 300 trabajdores en zafra.

Se fundó en el siglo XIX, aunque se desconoce la fecha exacta.Fue uno de los centrales propiedad de la familia González - Abreu, quienes lo retuvieron desde mediados del siglo XIX hasta la segunda década del XX; perteneciendo en 1860 a José Simón González Abreu, en 1874 a Eduardo Abreu, en 1878 a Eduardo González Abreu, en 1883 a sus herederos y en 1895 se asoció "Federico Cordobés y Compañía" y éstos.

Eduardo G. Abreu lo mantendrá hasta 1915, alternando su propiedad con los hermanos Juan y Ramón Ulacia, quienes estarán al frente en 1903, 1905 y 1906, y de 1908 a 1913, habiendo sido arrendado de 1915 a 1920 a "Artime Díaz y Compañía" y administrado por Ricardo Díaz. Tras el crac de 1921 su propietario era "Central Santa Catalina SA", administrado por Rafael Guardado.

En 1913 sembraba la variedad cristalina sin fertilizantes ni regadío, como era común en la época en Cuba. Para su transporte se servía de una red de 4 km de ferrocarril de vía ancha, 14 km de ferrocarril de vía estrecha, 84 fragatas y dos locomotoras.

Su maquinaria constaba entonces de una descargadora y una desfibradora, seguidas de un juego de cuatro trapiches; once defecadoras con 18 000 galones de cabida; un evaporador de triple efecto con 10 000 pies de superficie calórica; tres tachos de punto; 10 cristalizadores abiertos; 19 centrífugas y una batería de calderas con 2 000 caballos compuesta de seis calderas en tres hornos.

Fue destruido en dos ocasiones: en 1899 y 1931, debido a que se quemó totalmente, reconstruyéndose en 1936 y echándose a andar nuevamente en 1937. En 1934, Jacinto Pedroso Hernández (del Banco Pedroso) fue procesado por el delito de incendio contra este central del cual se había extendido una poliza a su favor 27 días antes como apoderado de "The Atlas Assurance Company". La empresa de seguros lo reconstruyó con estructura de acero.

En 1944 instaló una pequeña destilería con capacidad para 3 881 galones que, en 1958, se encontraba inactiva.

Ruinas del central Carlos Caraballo (antiguo Santa Catalina)
En 1958 era propiedad conjunta de Silvio de Cárdenas Echarte, su presidente, e Ismael de Marchena, su vicepresidente, quienes, en 1936, eran importantes colonos del central Violeta de Camagüey, y lo habían comprado al "The National City Bank". Roberto Marchena era su tesorero, mientras Raúl de Cárdenas y Silvio de Cárdenas Echarte, hermano e hijo respectivamente del presidente eran, respectivamente, secretario y vicetesorero.

Se abastecía en un 70 % de cañas de colonos y el resto de campos propios de los que tenía 110 caballerías sembradas. El 50 % de las cañas correspondía a la variedad POJ - 2878 y el resto a distintas variedades. Sus cañas rendía, como promedio, 50 000 @ por caballería.

Tras el triunfo de la Revolución Cubana de 1959 el central fue nacionalizado por el nuevo Gobierno de la Isla que lo renombró como central Carlos Caraballo.

Durante la reestructuración de la industria azucarera cubana de los años 2000 el central fue, primero paralizado y posteriormente demolido.


No hay comentarios:

Publicar un comentario