Preserving cuba´s memory

lunes, 10 de julio de 2017

Fuente de la India o de la Noble Habana

Fuente de la India o de la Noble Habana
La Fuente de la India o de la Noble Habana tuvo su emplazamiento original en 1837 en la puerta este del Campo de Marte (donde hoy se encuentra el Parque de la Fraternidad) para sustituir a una estatua de Carlos III que existía en el lugar. Cuatro años más tarde fue trasladada al lugar donde se encuentra emplazada en la actualidad, pero en 1863 volvió a cambiar de sitio para ser colocada en el Parque Central, que entonces se llamaba de Isabel II.

Finalmente en 1875 volvería a su posición anterior - que es la que hoy ocupa - pero orientada hacia el oeste. Cuando el Parque de la Fraternidad se inauguró en 1928 se decidió dejar la fuente en su lugar pero se varió su orientación una vez más al hacer que la estatua que la corona mirara definitivamente al Norte.


Fuente de la India o de la Noble Habana
Fue la fuente diseñada por el arquitecto italiano Giuseppe Gaggini (quien también diseñaría la Fuente de los Leones) bajo el mandato del Conde de Villanueva, don Claudio Martínez de Pinillos y construida con mármol blanco de Carrara. Tiene una altura de tres metros y es una representación donde figura la imagen de la mítica india “Habana”, esposa del cacique “Habaguanex”, que se cree gobernaba la zona antes del asentamiento de los primeros españoles.

Según la leyenda al arribar los primeros europeos al puerto en el siglo XV se encontraron con una india que los observaba en silencio sentada sobre una gran roca. Ella sería quien señalando el puerto y el monte que le circundaba diría a los marinos la palabra "habana". Uno de ellos, rápidamente, haría un boceto de la india sobre la roca y la llamaría "La Habana".

La estatua guarda en su mano derecha el escudo de la ciudad con una llave que representa la posición estratégica de La Habana y las tres torres que simbolizan las primeras fortalezas existentes en la capital cubana. En su mano izquierda sostiene una cornucopia con frutas criollas coronadas por una piña. La estatua está rodeada por cuatro delfines de cuyas bocas emanan chorros de agua. Una gran concha rodea el pedestal y encima de éste, sobre una roca artificial, yace sentada la estatua. Corona su cabeza un turbante de plumas y lleva al hombro izquierdo un carcaj lleno de flechas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario