Preserving cuba´s memory

jueves, 30 de marzo de 2017

Oficinas del Primer Ministro - Órganos de la República de Cuba

Antigua residencia del presidente José Miguel Gómez en el
Paseo del Prado, donde luego radicarían las
oficinas del Primer Ministro
Desde el surgimiento de la República el régimen de Gobierno fue presidencialista, por lo que el Primer Mandatario de la Nación se hacía el máximo y único responsable de los actos enjuiciables del Poder Ejecutivo.

En la Convención Constituyente de 1940 fue contemplado el hecho de que tal poder en manos del presidente provocaba en el mismo no sólo desgaste político, sino también cierta propensión a actuar de forma autoritaria. Por esa razón en la Asamblea se decidió establecer un nuevo régimen introduciendo en Cuba la experiencia de un sistema semiparlamentario o de parlamentarismo restringido y crear el cargo de Primer Ministro.

Éste ejercería funciones ejecutivas capitales. Mientras el Presidente tendría la significación primordial de poder unificador y armónico y de enlace unitario entre todas las tendencias del país, el Primer Ministro dirigiría el gabinete.

Sin embargo, en la práctica, este sistema no funcionó en la República. Sobre todo porque los tres presidentes democráticamente electos entres 1940 y 1952 (Batista, Grau y Prío), eran personalidades cimeras en la vida política y nacional y ninguno de los tres cedió cuotas de poder o se permitió quedar relegado a un plano secundario, ejerciendo de hecho un presidencialismo abierto. De esa forma el semiparlamentarismo que preconizó la Constitución de 1940 fue, en resumidas cuentas, como otras tantas buenas intenciones de esa Carta Magna, letra muerta.

El sistema se inauguró el 10 de octubre de 1940, y fue, sobre la marcha que se fueron atribuyendo funciones al Primer Ministro de Gobierno.

Tras producirse el golpe de Estado del 10 de marzo de 1952, Fulgencio Batista se convirtió en Primer Ministro, antes de ser Presidente provisional y luego presidente. Durante todo su mandato continuó siendo éste un puesto casi decorativo, más aún por la forma casi unipersonal en que Batista dirigió el país.

En enero de 1959 la Revolución triunfante restauró el cargo de Primer Ministro, ahora sí como un contrapeso importante al Presidente de la República. El primero en ocupar la responsabilidad fue el Dr. Miró Cardona y, tras la renuncia de este en febrero, asumió el Comandante Fidel Castro, al que la Ley Fundamental de 1959 confirió más poder que al Presidente de la República.

Primer Ministro de Cuba (1940 – 1976)
Foto
Nombre
Asunción del cargo


Dr. Carlos Saladrigas Zayas
10 de octubre 1940


Dr. Ramón Zaydín Márquez
15 de agosto de 1942


Dr. Anselmo Alliegro Milá
15 de marzo de 1944


Dr. Félix Lancís Sánchez
10 de octubre de 1944


Dr. Carlos Prío Socarrás
13 de octubre de 1945


Dr. Raúl López del Castillo
1ro de mayo de 1947


Dr. Manuel Antonio de Varona
10 de octubre de 1948


Dr. Félix Lancís Sánchez
6 de octubre de 1950


Dr. Oscar Gans Martínez
1ro de octubre de 1951


Dr. Fulgencio Batista y Zaldívar
10 de marzo de 1952


Dr. Jorge García Montes
1955


Dr. Andrés Rivero Agüero
1957


Dr. Emilio Núñez Portuondo
1958


Dr. Gonzalo Güell Morales de los Ríos
1958


Dr. José Miró Cardona
5 de enero de 1959


Dr. Fidel Castro Ruz
16 de febrero de 1959



No hay comentarios:

Publicar un comentario