Preserving cuba´s memory

jueves, 9 de febrero de 2017

Banco de Fomento Comercial - Bancos de Cuba

El Banco de Fomento Comercial era un banco comercial, nacional, con oficina central en Obispo 252, La Habana, el 18vo en importancia del país por el monto de sus depósitos ascendentes a $11 900 000.

En 1958 era propiedad en un 90 % de su capital ascendente a $550 000 de Basilio del Real Alemán, su presidente; el Dr. Basilio del Real Cuervo, su hijo, vicepresidente primero y de la familia del Dr. Antonio Soto Polo, quien era el secretario. En febrero de 1959 vendieron el banco a Julio Lobo por $578 000.

Se fundó el 4 de julio de 1950 por José López Vilaboy, Eduardo Salaya y Rafael Santos Jiménez Fernández, los principales entre 66 accionistas. Otros accionistas eran José López Serrano, Amadeo López Castro, Ramón Larrea y Camilo Ortega Ortega.


Tuvo una historia conflictiva, confrontando la salida forzosa de sus tres primeros presidentes, además de ser intervenido en dos ocasiones por el Banco Nacional de Cuba y, por último, una tormentosa venta y su posterior absorción por otro banco.

Tres miembros de su Consejo de Dirección: el ingeniero Amadeo López Castro, Marino López Blanco y Pablo Carrera Jústiz, serían designados ministros tras el golpe de Estado del 10 de marzo de 1952. Martha Fernández, esposa de Fulgencio Batista, mantendría en él las cuentas de las instituciones estatales ONDI y ONRI, que ella controlaba y el 26 de mayo de 1954 visitó sus oficinas.

A menos del año, Vilaboy tuvo que renunciar al detectársele una centrífuga indeseable, habiendo sido sustituido por Salaya, quien el 31 de enero de 1955 fue sucedido por Santos Jiménez, y este, a su vez, el 22 de febrero de 1957 por Basilio del Real Alemán. La primera intervención transcurrió de octubre de 1956 al 15 de marzo de 1957 y, la segunda, el 26 de diciembre de 1958.

Existía una fuerte división entre dos grupos accionistas, de una parte Basilio del Real y de la otra Santos Jiménez, que se opuso a la venta, de tal forma que la reunión del 27 de enero de 1959, donde se formalizara, terminó en una riña tumultuaria con algunos lesionados.

Se interesó desde sus comienzos en el negocio de la urbanización de viviendas, después estuvo muy vinculado con el Centro de la Propiedad Urbana y dentro de sus accionistas habían varios con intereses en el negocio inmobiliario. El banco había sido accionista del Banco Familiar de Capitalización y Ahorro, desaparecido en 1955.

Sus principales clientes fueron siempre firmas afiliada. Adoleció de controles deficientes, política crediticia liberal e insegura y concedía préstamos a particulares no comerciantes, muchos de los cuales eran testaferros de los directores o personas inexistentes, lo que absorbía las utilidades y el capital, por lo que la reserva era insuficiente.

Sus utilidades ascendieron en 1957 a $118 000. Más de las 2/3 partes de sus depósitos pertenecían a Cajas de Retiros y organismo estatales.

En 1955 inauguró una sucursal en línea y M, Vedado, con una taquilla eléctrica, para realizar los depósitos desde el automóvil.

Bibliografía consultada:

Jiménez Soler, Guillermo. Las empresas de Cuba 1958. Editorial de Ciencias Sociales. 5ta Edición. La Habana. 2014.



No hay comentarios:

Publicar un comentario