Preserving cuba´s memory

miércoles, 8 de febrero de 2017

Banco de China - Bancos de Cuba

Antiguo edificio del Banco de China, en Amistad 418, hoy convertido en viviendas
El Banco de China era un banco nacional con oficina central en la calle Amistad, No. 418 en La Habana. No poseía sucursales y era el número 23 de Cuba por el monto de sus depósitos.

Se trataba de una sucursal del "Banco de China", propiedad mayoritaria del gobierno nacionalista de Taiwán que controlaba del 67 % al 75 % de su capital. Su representación en Cuba la integraban Jerome T.E. Ha, Raymond S.D. Yoh y V.E. Cheng Chang, quienes eran, respectivamente, el administrador, subadministrador y contador.

Fue la primera sucursal que su casa matriz abrió en América Latina, inaugurándola el 10 de mayo de 1944, y la primera sucursal extranjera establecida tras un largo período desde que en 1922, todavía bajos los efectos del crack de 1921, se abriera el The First National Bank of Boston y, tres años después, la del "The Chase Manhattank Bank".


La sucursal fue impulsada por el Tratado de Amistad suscrito entre Cuba y China el 12 de noviembre de 1942 en cuya época la casa matriz radicaba en Chungkin. La apertura de la oficina de La Habana se realizó el 5 de octubre de 1944 con la asistencia de Mario Díaz Cruz, ministro de Hacienda.

Sus préstamos, hasta 1953, se destinaron a la colonia china en Cuba, otorgándose por razones políticas, en especial a establecimientos de víveres y al casino Chung Wa, la más importante de las asociaciones de la colonia china.

Al establecer la nueva política de captar clientes cubanos se convirtieron en los principales "Luis G. Mendoza y Compañía", quien recibía el 60 % de toda la cartera que en parte destinaba a refinanciamientos a agricultores cubanos; a los Núñez Beattie con más de $1 000 000 en sus empresas "Agrícola Núñez Beattie" y "Compañía Azucarera Vicana" y, por último a Antonio Miyares del central Amazonas con $742 000. Otros clientes importantes eran "Importaciones Exclusivas Miralda SA" con $200 000, Concretera Nacional con $150 000 y Tiendas Flogar con $170 000.

Tenía deficiencias en la contabilidad y se mantuvo con pérdidas hasta 1954 pero, a partir de 1957 expandió el crédito y las utilidades aumentaron. Recibía subsidios de la casa matriz y mantenía la mayor parte de sus activos en su casa de Nueva York.

Bibliografía consultada:

Jiménez Soler, Guillermo. Las empresas de Cuba 1958. Editorial de Ciencias Sociales. 5ta Edición. La Habana. 2014.

No hay comentarios:

Publicar un comentario