Preserving cuba´s memory

martes, 3 de enero de 2017

Julián de Zulueta y Amondo

Julián de Zulueta y Amondo
Julián de Zulueta Amondo fue una de las figuras más descollantes de la oligarquía integrista en Cuba durante el siglo XIX y el principal comerciante y tratante de esclavos, con sucursales en Londres y en Cádiz. Devino en un gran propietario de ingenios, como era habitual en los negreros y comenzó la trata de coolíes. Como hábil hombre de negocios previó la abolición y se preparó adecuadamente a través de reformas tecnológicas en sus propiedades.

Nació en Anúcita, Álava el 9 de enero de 1814. En su vida fue honrado con los títulos de Marqués de Álava y Vizconde de Casa Blanca; fue coronel de milicias, coronel de voluntarios, cónsul del Real Tribunal de Comercio, Consejero de Administración de Hacienda y Alcalde Municipal de La Habana en 1860, 1870, 1874 y 1876, Regidor y Teniente Alcalde en varios años, diputado a Cortes por Álava en 1876, Senador Vitalicio del Reino y Gobernador Político Interino de Cuba.

Zulueta de Amondo fue propietario de seis centrales: el Zaza, en Remedios y el España, el Habana, el Vizcaya, el Santa Rita y el Álava, todos en la zona de Colón. El central Álava, fundado por él llegaría a ser el primero de los grandes centrales y uno de los cuatro en establecer en los años 50 del siglo XIX el sistema Rilliex de múltiple efecto de vapor y que en 1915 sus herederos vendieran a la “Cuban Cane Coroporation”.

Integró el grupo de los más poderosos tratantes de esclavos, prestamistas y hacendados españoles que adquirieron el Diario de la Marina y lo convirtieron en su vocero. Fue, además, uno de los accionistas del Ferrocarril de Marianao; construyó con su peculio personal el ferrocarril de Caibarién a Zaza, que impulsó el desarrollo del antiguo poblado de Las Coloradas, el cual en 1887 se convertiría en un barrio de Camajuaní nombrado Zulueta en su honor. También se agenció la contrata para el derribo de las murallas de La Habana donde una de las calles surgidas en el área que ocupaba recibiría su nombre.

Se casó tres veces: La primera con Francisca Dolores Samá Mota, de la Casa de los Marqueses de Marianao - hija de su socio en la trata Jaime Samá Martí - con quien tuvo cuatro hijos; y las otras dos veces con las hermanas Juliana y María Ruiz de Gámiz Zulueta, ambas sobrinas suyas con quienes tuvo, respectivamente, dos y seis hijos.

Falleció el 6 de mayo de 1878 como consecuencia de una caída de caballo.

Varios de sus hijos y nietos se desposaron con familias de linaje en España: Su hija Josefa Zulueta Sama, se casó con Francisco Romero Robledo, Ministro de Gobernación de España; su hijo Eduardo con María Reina Latorre de la Casa de los Condes de Oricaín; su hijo Ernesto, diputado a Cortes por La Habana y fallecido en 1919 en Bilbao con María Isasi Mugritio, hija del I Marqués de Bambio; su hija Elvira, por su parte, se desposó con Ricardo de Agustín, Conde de Dávila y su hijo Alfredo con María del Carmen Enríquez, Condesa de Puebla de Portugal.

Sus nieta Maria del Rosario Zulueta Urquiazu fue III Condesa de la Torre Antigua de Orúe desde 1924; su nieta María Amalia se casó con Francisco Sáenz de Tejada Olozaga II Barón de Benazque y su nieto Luis se contrajo nupcias con María Victoria García Loygori, III Duque de Vista Hermosa, IX Conde de Vista Hermosa y III Vizconde de la Vega.

Bibliografía consultada:

* Jiménez Soler, Guillermo. Los propietarios de Cuba 1958. Ciencias Sociales. 4ta Edición. La Habana. 2014.

No hay comentarios:

Publicar un comentario