Preserving cuba´s memory

lunes, 7 de marzo de 2016

Plaza de la Parroquial de San Isidoro de Holguín

Vista panorámica del Parque General Julio Grave de Peralta y la Parroquial
Mayor de San Isidoro de Holguín
La Plaza de la Parroquial constituye el núcleo originario de la ciudad de Holguín, pues según la historiografía local en ese sitio estuvo el abrevadero del hato del potentado García Holguín.

Fue trazada en 1720 por el agrimensor Gregorio Francisco como acceso a la Parroquial de San Isidoro. En sus alrededores se asentaron los primeros vecinos que fundaron la ciudad y sus primeros tenientes gobernadores, entre ellos José Antonio de Silva y Ramírez de Arellano, hijo de Bartolomé de Silva y Tamayo, Regidor Perpetuo de Bayamo, considerado el fundador de Holguín.

En sus orígenes su polígono fue rectangular y durante 89 años parte del terreno que ocupaba se usó como cementerio. Al construirse la nueva Iglesia Parroquial (que es la que hoy existe) el trazado de la plaza se transformó y en su entorno se construyeron varios de los edificios más importantes de la ciudad, entre ellos el primero de dos plantas que existió en Holguín, destinado a cárcel y cabildo.


Postal antigua de la Plaza de la Parroquial, en ese entonces,
Parque Martí (comienzos del siglo XX)
En 1868 los insurrectos cubanos comandados por los mayores generales Julio Grave de Peralta y Luis Marcano la ocuparon, obligando a los españoles a refugiarse en La Periquera. En la torre de la parroquial izaron los generales, por primera y única vez en Holguín, la bandera de Carlos Manuel de Céspedes.

En 1900 tras el cese del dominio español se le dio el nombre de José Martí y en 1916 se develó en su centro la estatua del general Julio Grave de Peralta, esculpida por Hugo Luisi, en un acto presidido por las hijas del general y en que pronunció un discurso el futuro presidente de la República, Alfredo Zayas. Posteriormente el parque tomaría el nombre General Julio Grave de Peralta, aunque el pueblo lo conocería popularmente como el Parque de las Flores.

Monumento al Mayor General del Ejército Libertador
Julio Grave de Peralta
A iniciativa del Dr. Oscar Albanés Carballo en 1922 se construyó en un ángulo de la Plaza una glorieta de estilo ecléctico y planta cuadrada para que tocaran en ella las bandas de música de la ciudad, así como la primera biblioteca pública de Holguín en un espacio interior de la parroquia. La glorieta fue demolida en 1947 y reconstruida muchos años después por los holguineros quienes la bautizaron como Glorieta Albanés.

Sólo superada en importancia por el parque Calixto García, en los lindes de la Plaza de la Parroquial se levantaron a lo largo de los años varios de los edificios más recordados por los holguineros: las mueblerías Escobar y Le Varon, las estaciones de pasajeros de los ómnibus Santiago – Habana, la ferretería El Nivel, la funeraria La Moderna, el hotel Telégrafo, la fonda El Sol, el colegio Lestonnac, la Casa Muñiz, el Holguín Grocery y las sociedades La Unión Holguinera y la Colonia China.

No hay comentarios:

Publicar un comentario