Preserving cuba´s memory

lunes, 21 de marzo de 2016

Centrales de Cuba - Central Adela

Vista actual del central Heriberto Duquesne (antiguo central Adela)
El central Adela (hoy Central Heriberto Duquesne) se encuentra ubicado en Remedios, Villa Clara (antigua provincia de Las Villas).

Se llamaba Adela en honor de una de las hijas de los más antiguos propietarios que, al morir su padre, heredó parte de la fábrica de azúcar.

Durante la República el Adela llegaba a emplear unos  2000 trabajadores en zafra; tenía una capacidad de producción de 240 000 @ y poseía, además, una destilería y 381 caballerías de tierra propia. Sus últimos dueños la familia Zárraga operaban el central a través de la  Compañía Azucarera Central Adela SA.

El central fue fundado en el año 1873 por el coronel del Ejército Español, José Vergara, quien era propietario también del central Convenio y había fomentado el central Fidencia; aunque otras fuentes sitúan el acto fundacional un poco antes en 1868, e incluso en el central se conserva una campana de bronce con esa fecha grabada. 

En 1875 el Adela pasaría a ser propiedad de Francisco Artaza, quien lo adquirió en sociedad con su sobrino Juan Antonio Zárraga, cuya familia conservó la fábrica de azúcar hasta su nacionalización por el Estado cubano.

A partir de 1915, con la incorporación a la Directiva del central de Marcos Zárraga que había estudiado en Europa, se introdujeron grandes mejoras hasta llegar a electrificarse por completo en 1954.

Durante la crisis de 1920 como consecuencia de las deudas acumuladas los Zárraga habían perdido el control del central Adela y del a flota que poseían en Caibarién a favor del Royal Bank of Canada, pero se habían mantenido administrándolo hasta 1940 en que lograron rehacerse con la propiedad de la empresa.

En 1944 estos le instalaron una destilería, la 13era mayor del país, nombrada Santa Fe que operaban  bajo la razón de Compañía Industrial Zumaquera SA y que tenía una capacidad de producción de 8111 galones de alcohol absoluto.

Tras el triunfo de la Revolución Cubana el central fue nacionalizado y su control pasó a manos del Estado cubano que lo rebautizó como Heriberto Duquesne.

Fue de los centrales que tuvo la suerte de sobrevivir al parcial desmontaje de la industria azucarera cubana llevado a cabo a partir de 2002 y todavía se mantiene moliendo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario