Preserving cuba´s memory

viernes, 30 de septiembre de 2016

Municipio Candelaria

Plano de Pinar del Río. En negro el término municipal de Candelaria
Candelaria era un antiguo municipio de la provincia de Pinar del Río (hoy pertenece a la de Artemisa). Ocupaba un área de 496 Km2 en el extremo sur oriental de la provincia con una población de 14 672 habitantes, según el censo de 1953, de los cuales la mayor parte (el 75.8 %) vivían en las áreas rurales del término municipal. El municipio Candelaria se dividía en doce barrios – Barrancones, Bayate, Carambola, Frías, Lomas, Pasto Rico, Pueblo, Pueblo Nuevo, Punta Brava, Río Hondo, San Juan de contreras y San Juan del Norte – y 594 fincas con un área total cultivada de 8 748.9 hectáreas. Su santo patrono era Nuestra Señora de la Candelaria.

El término municipal de Candelaria pertenecía al Partido Judicial de San Cristóbal; contaba con un juzgado municipal de tercera clase y le correspondía la Zona Fiscal de Guanajay. El pueblo contaba con jefatura local de Salubridad, Junta de Educación, oficina local de Comunicaciones y Junta Municipal Electoral.

Situación y límites:

El municipio de Candelaria estaba situado en la porción oriental de la provincia de Pinar del Río. Limitaba al norte con el desaparecido municipio de Cabañas; por el este con el término municipal de Artemisa; por el sur con el Mar de las Antillas y por el oeste con el término municipal de San Cristóbal.


En Candelaria se podían diferenciar tres regiones naturales bien definidas: hacia el norte, sus montañas; al centro, el periplano y al sur la ciénaga litoral. Aparte de la sierra del Cuzco, cuya cima estaba enclavada en territorio perteneciente al término municipal de Cabañas, Candelaria contaba con otras alturas notables como las llamadas Lomas de la Vigía, de Juan Gangá, de Miracielos, el Mogote, Naranjo Dulce, las Lomas de Cama Vaca y otras. Entre estas se abren valles arenosos y fértiles, pudiéndose citar los de Manantiales y el del río Bayate. Las tierras de la costa, por el contrario, no eran (ni han sido nunca) productivas, pero en el centro contaba el municipio con extensos paños de tierra negra y roja de excelente calidad.

Los ríos que bajan de la serranía y se dirigen al sur atravesando Candelaria son el Manantiales, que al caer al periplano forma el famoso salto de agua de Soroa (uno de los centros de atracción turística más importantes de la provincia de Pinar del Río); y el río San Juan que atravesaba todo el territorio del término desde la zona montañosa hasta la costa. Otras corrientes de menor importancia eran los arroyos Candelaria, Sabanalamar y Santa Isabel. La llamada laguna de Piedra era el más importante de los espejos de agua con que contaba el municipio.
El famoso Salto de Soroa, uno de los lugares más bellos de Cuba.
La cabecera municipal era la Villa de Candelaria que se fundó en 1809 y que en 1953 contaba con una población de 3 548 habitantes. Otras poblaciones de relativa importancia eran Las Mangas y el Caserío de San Juan de los Contreras; sobre todo el primero que durante el siglo XIX había alcanzado cierto auge, fuera cabecera del partido de su nombre y llegara a constituirse en Ayuntamiento, sin embargo, a mediados del siglo XX no alcanzaba ninguno 2 000 personas en su zona urbana.

Economía:

Era Candelaria un municipio agrícola, sin embargo sus suelos no eran particularmente fértiles, con excepción de los valles de norte y algunos paños de tierra aislados muy cultivados y prósperos. Su producción agrícola era bastante variada y todavía en los años republicanos se extraía madera de sus montañas. El café producido en Candelaria era de excelente calidad: su grano más pequeño que el cosechado en Oriente era, sin embargo, muy apreciado por su buen grado de acidez, magnífico aroma y agradable sabor. Aunque en términos absolutos Candelaria producía menos café que los municipios pinareños de San Cristóbal y Cabañas, toda la zona cafetalera de la provincia más occidental de Cuba era conocida como Candelaria y como café de Candelaria era conocido casi todo el café de origen pinareño.

Su producción agrícola equivalía a poco más del 4 % de la producción agropecuaria provincial. En Cabañas se producía piña morada, caña de azúcar, ganado, tabaco, maíz, productos forestales, arroz, frutales, boniato, yuca dulce, malanga blanca y otras viandas, café, etc. 

El cultivo de la piña morada en particular constituía el 32 % de la producción agropecuaria municipal, lo que daba a Candelaria el primer lugar entre los términos municipales productores de piña morada de la provincia y el segundo lugar entre todos los municipios de la República, sólo superado por Ciego de Ávila.

Seguían en orden de importancia la caña de azúcar, con una aportación del 31 %, equivalente al 12 % de la producción cañera provincial. Otras contribuciones significativas eran los productos de la ganadería que alcazaban un 18 %, y el tabaco, con un 6 %. Sus áreas dedicadas a pastos sumaban 24 927 hectáreas; las cubiertas de monte 5 027 y las afectadas por el marabú, apenas 251.

Otros datos censales:

Durante la República el término municipal de Candelaria tuvo una vida lánguida, sobre todo como consecuencias de la Guerra del 95 que provocó una gran devastación y fue causa de que, todavía en 1919, el municipio tuviera menos habitantes que en 1887. Entre 1931 y 1953 la población aumentó, aunque siguió siendo escasa.

1887 1899 1907 1919 1931 1943 1953
9 875 4 866    -            9691 14 018 15 885 14 672

Vista aérea del pueblo de Candelaria (años 1950)
Según los datos del último censo republicano de 1953, el número de viviendas urbanas era de 804 y el de rurales de 2 172, lo que hacía  un total de 2 976. La población económicamente activa de catorce o más años de edad ascendía a 5 106 y figuraban empadronados 3 213 analfabetos, lo que equivalía a un 30.1 % de la población de diez o más años de edad.

Comunicaciones:

El término municipal era atravesado de este a oeste por la línea de los Ferrocarriles Occidentales y por la Carretera Central. Por ésta última la distancia de la cabecera municipal a la capital de la República es de 83 kilómetros y a Pinar del Río de 91. Existía, además, una pequeña carretera que le comunicaba con Soroa y varios caminos vecinales, relativamente bien construidos.

El pueblo de Candelaria contaba también con servicios de correo, telégrafo y teléfono local y de larga distancia.

Historia local:

Según algunos su nombre deriva de la hacienda Candelaria, cuya merced se solicitó en 1632 por Petrona del Castillo. En cambio, otros, entre ellos el historiador Ricardo Rousset, aseguran que el nombre procede de la hacienda Candelaria, dependiente del hato de Guanacaje, de don Luis Pedroso. Para aumentar la confusión, en la lista de hatos y corrales mercedados en la provincia aparece el corral Candelaria como mercedado a Ramón Céspedes el 31 de mayo de 1647, en tanto que figura Luis Pedroso como habiendo obtenido en 10 de junio de 1675 la merced del corral Berrendos.

Juan Llorente, Brigadier del Ejército
Libertador cubano
Como sea, en 1806 Francisco Javier Pedroso repartió dos caballerías de terreno de su hacienda Candelaria para fundar el pueblo del mismo nombre, construyéndose la primera casa en el año 1809 por José Anaya, conocido como “El Colorado”, quien estableció allí una taberna y tienda mixta con el nombre de “La Iberia” que subsistió hasta los primeros años de la República cubana. El trazado de la naciente población fue realizado por los agrimensores José María Oliva y Antonio Álvarez Villavicencio, ratificándolo después después de dieciocho años el agrimensor Marcial de Noda.

La primera iglesia fue levantada en el asiento de la hacienda de su nombre, lugar conocido por “El Alambique”, un sitio que después quedaba justamente en el crucero de la antigua carretera con la línea del ferrocarril. Fue consagrado el templo a Nuestra Señora de la candelaria, trasladándose en 1816 a la ermita construida por los vecinos al oeste del parque de la localidad.

Antes de 1816 sólo existían los partidos de Santa Cruz de los Pinos y Guanacaje, reduciéndose en dicho año al primero, que comprendía a Candelaria y San Cristóbal; pero en 1844 se dividió el territorio en dos partidos con las denominaciones de esos dos pequeños pueblos, dependiendo del Ayuntamiento de La Habana. En 1847 surgió la Tenencia de Gobierno de San Cristóbal, a la cual quedó incorporado el partido de Candelaria. El 1ro de enero de 1880 pasó Candelaria a ser término municipal, siendo su primer alcalde Ramón Rivero, sustituyéndolo dos años después José Menéndez y Menéndez. 

Finalizada la Guerra del 95 los ocupantes norteamericanos anexaron a Candelaria por la Orden Militar 93 de 1900 una parte del desaparecido municipio de Las Mangas. Ese mismo año, el 8 de diciembre, por la Orden Militar 496 se suprimió el propio municipio de Candelaria y se decidió anexarlo al vecino Ayuntamiento de San Cristóbal. Candelaria se mantuvo como parte de San Cristóbal hasta el 20 de julio de 1910 en que, por iniciativa del representante por Pinar del Río, Juan María Cabada y del Haya se restituyó el término municipal de Candelaria con los mismos barrios y límites que tenía en el momento de su desaparición y que habían sido anexados a Artemisa y San Cristóbal indistintamente.

Rosendo Collazo, Coronel del Ejército Libertador
cubano y Senador de la República
Prominentes vecinos de Candelaria y su zona rural tuvieron participación en las luchas por la independencia de Cuba desde mediados del siglo XIX: 

En septiembre de 1850 se descubrió en Las Mangas una conspiración alentada y dirigida por el teniente pedáneo José Fernández Trevejos, el alcalde de mar Víctor García y Juan y Antonio Robainas; vinculada con otra descubierta en Puerta de la Güira. Candelaria fue a la vez el foco principal de la llamada “Conspiración de Vuelta Abajo” que en La Habana organizaron los abogados Porfirio Valiente y Anacleto Bermúdez con Luis Eduardo del Cristo y otros patriotas, los cuales contaban en Vuelta Abajo entre otros con los vecinos de Candelaria, San Cristóbal y Los Palacios: Juan González Soriano, Agustín de la Cruz, Ignacio Rodríguez Rojas, Pedro García Simancas y Manuel y Miguel Vigoa, quienes secundaban los afanes del principal conspirador Juan González Álvarez, propietario del cafetal La Merced de Candelaria. El movimiento fracasó al descubrirse en la propia Habana el trasiego de armas, y aunque la Comisión Militar Ejecutiva dictó sentencia condenando a muerte a del Cristo y González Álvarez, ambos se salvaron al llegarles el indulto en el último minuto, cuando estaba a punto de ejecutarse la sentencia. García Simancas y otros pinareños implicados en la conspiración recibieron penas de prisión. Quizás como una forma de contrarrestar el ánimo levantino del pueblo de Candelaria fue que el gobierno de España le concedió a la villa el título de “Leal” el 31 de diciembre de 1853, aduciendo la actitud observada por los elementos integristas de la localidad con motivo del desembarco y captura de Narciso López.

A fines de 1878 Domingo collazo alimentó el designio de organizar en la zona de Mangas de Río Grande un movimiento subversivo, pero no siendo adecuado el momento, el intento se frustró. Los hijos de Domingo: Rosendo, Aurelio y Emilio Collazo y García tendrían que aguardar hasta 1895 para incorporarse al Ejército Libertador. Uno de ellos moriría en campaña y los tres se cubrirían de honores durante la contienda.

Además de los hermanos Collazo, Candelaria daría a la guerra por la independencia de Cuba al brigadier Clemente Dantin Félix, quien ganó su estrella de general peleando con bravura en la provincia de Matanzas, donde en la paz ocupó, entre otros cargos, el de alcalde de Bolondrón. Otros hijos de Candelaria que consagraron sus esfuerzos a la independencia de Cuba fueron el coronel Roberto Delgado Santa Cruz y sus hermanos Nicolás, Alfonso, Manuel y Ramón, los cuatro muertos en campaña; como Antonio Laurent y Enrique de Santa Cruz y Guiden – condenado a muerte por su actividad revolucionaria.

El 6 de febrero de 1896 las fuerzas del Lugarteniente General del Ejército Libertador Antonio Maceo y Grajales atacaron Candelaria, siendo rechazadas tras largas horas de asediar la población, por la llegada de refuerzos españoles al mando del general Canella. Esto justificó que poco después un Real Decreto concediera a Candelaria el título de “Valerosa y Heroica Villa de Candelaria” que unía al que ya poseía de “Leal” como premio al esfuerzo del integrismo local.

Durante la República, Candelaria permaneció casi siempre tranquila, ajena a los vaivenes políticos y las luchas que estremecieron ocasionalmente al país. Sólo en 1906 fue noticia nacional cuando las fuerzas liberales del general “Pino” Guerra llegaron a sus puertas y amenazaron con marchar contra la capital durante la Guerrita de Agosto contra la reelección del primer presidente de Cuba, Tomás Estrada Palma.

También durante la guerra contra el presidente Fulgencio Batista en 1958 hubo algunas acciones rebeldes los montes del norte del municipio, pero de nula importancia para el curso de la contienda.

Entre los hijos distinguidos de Candelaria se han de mencionar a los senadores Rosendo Collazo García y Octavio Rivero Partagás (quien fuera, además, un prestigioso médico); al poeta Paulino Báez y a los periodistas Juan Amador Rodríguez y Sergio Cruz Rodríguez.

Alcaldes municipales:

1899 – José Fernández
1899 – Nicolás Santeiro
1900 – José Fernández
1901 – Roberto Delgado y Santa Cruz
1902 – 1909 – Se suprimió el término municipal
1910 – José Díaz Suárez
1912 – 1916 – Octavio Rivero Fiallo
1920 – 1922 –Pedro Menéndez Fiallo
1926 – Laureano González Cordero
1932 – Alfonso Rivero Fiallo
1933 – Antonio Laurent (facto)
1936 – Antonio Laurent (falleció en el ejercicio del cargo y le sustituyó Vicente Gonzalo Méndez)
1940 – Vicente Gonzalo Méndez (falleció en el cargo sustituyéndole Rafael Lorente Ortiz)
1944 – Rafael Lorente Ortiz
1946 – 1950 – Melesio Santos González
1952 – Gonzalo Padrón León (facto)
1954 – Gonzalo Padrón León

Bibliografía consultada:

- La Enciclopedia de Cuba. Tomo 9. Municipios Pinar del Río, La Habana. Madrid. 1974.

1 comentario:

  1. Y AHORA QUISIERAMOS SABER; DONDE SE HAN METIDO TODOS LOS DEMAS LUGARES COMO CANDELARIA, QUE CONTRIBUIAN GRANDEMENTE AL ENRIQUECIMIENTO DEL PAIS, ESAS TIERRAS TAN FRUCTIFERAS Y QUE AHORA NO PRODUCEN ABSOLUTAMENTE " NADA ", Y YA NO SOLO ESTAMOS HABLANDO DE CANDELARIA, SINO DE TODO EL PAIS, CUBA, SIEMPRE FUE DE TIERRAS QUE PRODUCIAN LO QUE USTED QUISIERA SEMBRAR; VEMOS COMO LA CAÑA DE AZUCAR, EL CAFE, EL TABACO; LOS ARBOLES FRUTALES; TODO SE DABA CON ABUNDANCIA; MUY AL CONTRARIO DE ACTUALMENTE, TODO ES CARESTIA Y TIERRAS INSERVIBLES. TODO ELLO DEMUESTRA LA INEPTITUD Y DESCONOCIMIENTO DE LOS GOBERNANTES QUE SOLO SABEN TORTURAS Y ENCARCELAR A SUS CONCIUDADANOS, SEGUIDOS POR UN GRUPO DE LAME OJOS Y OPORTUNISTAS, QUE TARDE O T EMPRANO, QUIEREN EMIGRAR PARA EL NORTE, ALEGANDO QUE " LOS OBLIGABAN" Y QUE NUNCA SIMPATIZARON CON EL GOBIERNO, GRAN PARTE DE ELLOS SE PASEA LIBREMENTE POR LAS CALLES DE LAS CIUDADES DE LA FLORIDA Y OTROS LUGARES DE ESTADOS UNIDOS Y AQUI LOS TENEMOS, POSIBLEMENTE VECINOS SUYOS Y QUE DIA A DIA LO SALUDAN COMO SI ELLOS TAMBIEN HUBIERAN SUFRIDO LOS CASTIGOS DE LA DICTADURA " CASTRISTA".= ( DANIEL BLANCO )

    ResponderEliminar