Preserving cuba´s memory

lunes, 20 de junio de 2016

Gustavo Moreno Lastres

Gustavo Moreno Lastres
Gustavo Moreno nació en 1891 y se graduó como arquitecto en la Universidad de La Habana. Fue Miembro de Honor del Colegio Nacional de Arquitectos de Cuba y ocupó durante cinco períodos su presidencia, con el beneplácito de sus colegas, que veían en él a uno de los más abnegados luchadores por alcanzar, primero, la unión de todos, y después, la meta de la colegiación profesional.

Tomó parte en la luchas cívica contra la dictadura de Gerardo Machado y cuando esta cayó participó directamente y con gallardía del primer Gobierno revolucionario de Cuba (que sería luego conocido como “de los cien días”). Desde su cargo de Ministro de Obras Públicas fue uno de los propulsores de la colegiación obligatoria de los profesionales, convencido de que solamente por este camino se pondría remedio a las deficiencias e irregularidades del ejercicio de un medio viciado que imposibilitaba su mejor rendimiento y lo que la sociedad esperaba de él.

Moreno Lastres, en su carácter de miembro del gabinete llevó a la firma del Presidente Ramón Grau San Martín el decreto ley 3174 del 13 de diciembre de 1933, por el cual se estableció la colegiación obligatoria de los arquitectos de Cuba, la primera colegiación obligatoria de la República.

Tras la caída del gobierno provisional de Grau siguió a este en su vida política y estuvo entre los fundadores del Partido Revolucionario Cubano (Auténtico) en 1934, del cual llegó a ser vicepresidente.

Regresó a la vida pública al restablecerse la democracia en el país y fue senador y delegado a la Asamblea Constituyente de 1940. A su labor en ese cónclave se debió que en la Carta Magna cubana quedasen refrendados los principios básicos que orientaban la formación de las Comisiones de Urbanismo en los municipios, así como la obligación de estos de construir viviendas económicas para los clases económicas menos favorecidas.

Como profesional tuvo en su haber una serie de valiosos edificios, residencias y casas de apartamentos en el Vedado y repartos, ademas de otras obras de ingeniería y diversas contratas. Después en el Ministerio de Obras Públicas, al volver al gobierno el presidente Grau en 1944, desempeñó por segunda vez esa importante cartera, dándole calor a grandes proyectos como el de la Avenida de Agua Dulce, el llamado Barrio Obrero (o de viviendas económicas), que luego se ejecutaron posteriormente a su renuncia en 1945. 
Hombre amable en extremo, su exquisita cortesanía y trato afable con todos, le granjearon por donde quiera amigos y compañeros.

Falleció el 2 de enero 1949.

No hay comentarios:

Publicar un comentario