Preserving cuba´s memory

jueves, 19 de mayo de 2016

Pescadores de esponjas

Pescadores de esponjas en Batabanó (1912)
No queremos hablar hoy del azúcar ni del tabaco; sino de otro actividad económica que por muchos años constituyó una verdadera industria en algunas regiones del país: la pesca de la esponja. 

Siempre ha tenido Cuba una cartera muy reducida de productos exportables. Azúcar de caña y sus derivados, tabaco, minerales, algo de café y frutales; y unos poco más es todo lo que la Isla ha podido colocar en el mercado a lo largo de su historia. Sin embargo se habla poco o nada de la pesca y exportación de esponjas, una actividad económica tan importante durante la República que definió algunas localidades del país como Batabanó que llegaría a ser conocido como la "capital de las esponjas de todo el mundo".

Pescador de esponjas en Batabanó 
Las esponjas cubanas eran de las mejores del mundo en cuanto durabilidad, forma y textura. Su tamaño podía variar desde las pequeñas como un puño a las tan grandes que un hombre no podía abrazarlas y su pesca se sustentaba en la existencia de una gran flota de goletas y balandros que surcaba el Golfo de Batabanó con tripulaciones de diez y veinte hombres; quienes buceando "a pulmón" las arrancaban del fondo marino y las subían a los bote. Luego las embarcaciones madres llevaban el producto de su pesca a Surgidero donde era examinado y adquirido por los comerciantes.

Todavía en la actualidad se siguen pescando y exportando esponjas por parte de algunas empresas cubanas, pero el interés en esa industria ha disminuido pues ni los precios ni la demanda son los mismos de antaño. La aparición de sustitutos sintéticos de las esponjas, la pesca de otros renglones mucho más rentables económicamente como la langosta y la sobreexplotación que ha causado incluso la desaparición de la especie en algunas áreas también han hecho retroceder a la industria esponjera en Cuba.

No hay comentarios:

Publicar un comentario