Preserving cuba´s memory

viernes, 5 de febrero de 2016

Hoteles de Cuba - La Reguladora

Hotel La Reguladora - Amistad 412


El hotel La Reguladora, uno de los más antiguos de Cuba (su origen se remontaba al siglo XX) se encontraba ubicado en la calle Amistad No. 412, muy cerca del Capitolio Nacional.

Lo más notorio del establecimiento era su exclusivo restaurante, que fue siempre el preferido de los grandes empresarios tabacaleros del país. De hecho la historia de La Reguladora está íntimamente relacionada con la historia de la industria tabacalera en la Isla, tanto llegaría a ser conocida como la Lonja del Tabaco en Cuba.

El primer local que ocupó la empresa, en Monte y Factoría, abrió sus puertas el 19 de enero de 1879. Fue una iniciativa de los trabajadores tabacaleros organizados en la cooperativa “Sociedad de Fabricantes y Almacenistas de Tabacos y Cigarros” los cuales deseaban un espacio de socialización. Siete años después se trasladarían para un local justo enfrente del que se instalaría definitivamente el 15 de enero de 1888.


Este primer local sería ampliado por sus propietarios durante las “Vacas gordas” para aprovechar el primer boom turístico del país. Cuando el 10 de agosto de 1922 se produjo la primera transmisión de radio en Cuba, generada a pocos metros del hotel en el edificio de la Compañía de Teléfonos, La Reguladora se sumó a la celebración de tan importante acontecimiento amplificando la señal para que la escuchasen los asombrados transeúntes, a los que ofrecía, además, su nuevo cóctel RADIO.

En los años 30 el hotel perteneció a Salvador García Cuervo y veinte años después aparecía como una sociedad anónima bajo la propiedad de un grupo de accionistas, de los cuales el principal propietario era Francisco Saralegui, quien poseía otros múltiples intereses.

Los últimos dueños mantuvieron el buen servicio y la tradición culinaria del establecimiento e introdujeron los últimos adelantos del giro como los equipos de climatización central. Así y todo sufrieron pérdidas y se vieron obligados a reducir el volumen de sus negocios.

Tras el triunfo de la Revolución el hotel fue nacionalizado y poco a poco fue perdiendo categoría y tugurizándose hasta que finalmente cerró.



No hay comentarios:

Publicar un comentario