Preserving cuba´s memory

lunes, 8 de febrero de 2016

Hoteles de Cuba - Hotel Riviera

El Hotel Riviera fue el primero de los grandes hoteles terminado de construir durante la década del 50 y el segundo mayor después del Havana Hilton. Con 21 pisos y 368 habitaciones, se encontraba ubicado en Paseo y Malecón el Vedado habanero.

Sus propietarios eran capitales extranjeros representantes de la mafia siciliana – norteamericana y funcionarios del gobierno de Fulgencio Batista.

La empresa se constituyó el 23 de febrero de 1956 y el hotel se inauguró el 10 de diciembre de 1957 con la asistencia del Cardenal Arteaga, quien lo bendijo, del vicepresidente de la república Guas Inclán; de Justo Luis del Pozo, alcalde de La Habana; de varios ministros del gobierno; alrededor de 100 norteamericanos identificados como miembros de la mafia; varios artistas de Hollywood entre ellos Ginger Rogers, Lou Costello y otros. Su apertura fue ampliamente difundida en Estados Unidos a través del show de Steve Allen, el de mayor audiencia televisiva en ese momento.
El proyecto arquitectónico se debió a Feldman Corporation de Miami Beach, autorizado facultativamente en Cuba por el arquitecto Manuel Carrerá Machado. El terreno costó $ 1 253 000 y su costo presupuestario se calculó de $ 12 000 000, de los que el Estado cubano, a través del BANDES aportó la mitad.

Su Casino, el más lujoso de los diez existentes en Cuba, estaba operado por Meyer Lansky – quien tenía intereses en el hotel – y en sólo cuatro meses obtuvo utilidades por más de $ 3 000 000. Al frente del mismo se encontraba Edward Levington;  que formaba parte de la Junta Directiva de la firma.

Durante su primer año de funcionamiento el hotel tuvo una utilidad neta de $ 395 000, pero sufrió pérdidas en el próximo 1959. Fue intervenido a mediados de 1959 por el Estado cubano y que posteriormente lo nacionalizó y cerró su casino. En el lugar que antiguamente ocupara este último se abriría el Copa Room, que en poco tiempo llegaría a convertirse en uno de los más famosos de la nación.

Por treinta años permaneció como uno de los pocos hoteles de lujo del país, recibiendo a importantes personalidades (como el presidente chileno Salvador Allende), hasta que, tras el derrumbe del Socialismo europeo, Cuba se abrió a la inversión extranjera y comenzó un nuevo boom de construcción de hoteles en la Isla.

En la actualidad continúa siendo un hotel de alto estándar y es operado por el Estado cubano a través de la cadena Gran Caribe.

No hay comentarios:

Publicar un comentario