Preserving cuba´s memory

miércoles, 30 de marzo de 2016

Centrales de Cuba - Central Andorra

Vista actual del central Abraham Lincoln, antiguo central
Andorra
El central Andorra se encontraba ubicado en Artemisa, Pinar del Río. Se terminó de construir por ¨Manuel Galdo y Compañía¨ para Manuel Gutiérrez en 1917 y comenzó su primera zafra en enero del año siguiente. Fue uno de los nueve centrales, junto al América, el Báguanos, el Niágara, el Occidente, el Patria y el Santa Isabel que esa compañía construyera en el país. El que luego fuera poderoso hacendado, José Manuel Casanova Diviñó lo había administrado en su primera molienda. 

Antes de Andorra también se había conocido al central por Artemisa y Lincoln, nombre al que retornaría tras su nacionalización por el gobierno cubano.

Tuvo el Andorra varios dueños hasta 1955 en que fue adquirido por el presidente Fulgencio Batista en sociedad con su amigo Gastón Godoy, presidente del Banco de los Colonos y de la Cámara de Representantes de la República. Sin embargo, públicamente, al frente de la firma que administraba el central, Industrias Andorra SA, aparecían Martha Fernández y Rubén Batista, esposa e hijo del presidente. Cuando estos nuevos propietarios se hicieron con el central, este padecía de fuertes problemas financieros que siguió arrastrando hasta la huida de sus nuevos dueños en la madrugada del 1ro de enero de 1959.


Más que un central era el Andorra un gran complejo fabril que se había organizado para aprovechar los subproductos de la caña: Poseía una moderna refinería, instalada en 1933 – 34, pero con una pequeña capacidad de producción y una también pequeña destilería, construida en 1943. Además fue la primera fábrica de azúcar en la que se instaló una planta de levadura de destilería y de sirope por el procedimiento Reich en 1950.

El Andorra tenía en 1958 una capacidad de producción diaria de 185 000 @ lo que lo convertía en el central No. 102 en este rubro. Empleaba a 3 000 trabajadores en zafra y poseía 338 caballerías de tierra propia. Sin embargo, su rendimiento industrial se contaba entre los más bajos entre las fábricas de azúcar del país.

Tras el triunfo de la Revolución Cubana el central fue confiscado por el Ministerio de Recuperación de Bienes Malversados, junto con todas las propiedades de la familia Batista y poco después fue renombrado como Abraham Lincoln.

Permaneció moliendo por casi cincuenta años más, pero fue cerrado temporalmente durante la llamada Tarea Alvaro Reynoso a finales de la década del 2000, aunque posteriormente ha vuelto a hacer zafra ante la existencia de mayores volúmenes de caña de azúcar en el país.

1 comentario: